El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha declarado este domingo que los Mossos d’Esquadra consiguieron que “no hubiera un enfrentamiento violento” el sábado en Barcelona al evitar que manifestantes independentistas superaran los cordones policiales que les separaban de la movilización de policías de la asociación Jusapol.

En una entrevista de Rac1 recogida por Europa Press, también ha respondido a la CUP –que este sábado pidió su dimisión por las cargas policiales contra soberanistas– solicitando que expliquen si han cambiado de estrategia y avalan la violencia y el “quebrantamiento de cordones policiales para ir a buscar a otras personas que piensan diferente y hacerse daño”.

Ha añadido que la manifestación de Jusapol fue una “provocación en toda regla” por el acto de reconocimiento a los agentes que participaron en el dispositivo contra el referéndum del 1-O, pero que se tiene que permitir la libertad de expresión y que el problema fue que algunos cayeron en la provocación, en referencia a los manifestantes independentistas que intentaron romper los cordones policiales, que ha considerado que fueron una minoría.

También ha afirmado que se vieron imágenes de actuaciones policiales “que no se acaban de ajustar al protocolo” y que harán las revisiones correspondientes, pero ha insistido en que los Mossos evitaron el enfrentamiento en zonas como la Via Laietana, la calle Bergara o cerca de la plaza de Catalunya, y que no hubo cargas policiales, sino que los agentes se limitaron a contener los cordones policiales.

Ha reflexionado que si hubieran conseguido romper algún cordón policial, el proceso soberanista habría “cambiado de índole y ya no recibiría tantas simpatías”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.