Foto: Reuters

Aviones de guerra sirios y rusos han llevado a cabo nuevos bombardeos este sábado en la provincia de Idlib (noroeste), según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, apenas un día después de la cumbre trilateral en Teherán entre Rusia, Turquía e Irán.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha señalado que varios proyectiles han impactado en las áreas de Sahal y Tel Skik, sin que por el momento haya informaciones sobre víctimas.

Asimismo, el Observatorio ha manifestado que también se han producido bombardeos en las provincias de Hama, Latakia y Alepo, igualmente sin facilitar informaciones sobre víctimas.

La cumbre tripartita en Teherán entre los presidentes de Rusia, Turquía e Irán se saldó sin un acuerdo en torno a un posible alto el fuego en Idlib, ante una inminente ofensiva contra la zona, en manos de los rebeldes.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, defendió durante el encuentro la posibilidad de declarar un alto el fuego y ha argumentado que, de lograrse ese acuerdo, “se habría adoptado el paso más importante en esta cumbre: dar una sensación de paz”.

“Nuestra posición es clara, es evitar una tragedia humanitaria en Idlib”, dijo, antes de defender que “en Idlib se necesita un alto el fuego en vez de bombardeos, porque hay civiles que tienen miedo y no queremos una nueva ola de refugiados”.

Pese a ello, Erdogan destacó que “al mismo tiempo es necesario adoptar medidas y establecer un sistema defensivo contra los terroristas para defender a la población”.

Sin embargo, el mandatario ruso, Vladimir Putin, rechazó esta posibilidad y argumentó que Estado Islámico y el antiguo Frente al Nusra “no son parte del proceso de conversaciones”, sino grupos terroristas.

“Creo que, en general, el presidente turco está en lo correcto. Sería bueno. Pero no puedo hablar por ellos ni por los terroristas del Frente al Nusra o Estado Islámico (y decir) que dejarán de disparar o usar drones con bombas”, arguyó.

Por su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohani, que ejerció como anfitrión, sostuvo durante su intervención que la ofensiva militar en Idlib es “parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria”.

El comunicado conjunto publicado tras el encuentro no hace mayor referencia a la situación en Idlib, al margen de señalar en su punto tres que los tres países “han acordado continuar la coordinación trilateral de acuerdo con sus pactos”.

Las señales de una inminente ofensiva del Ejército sirio contra la provincia de Idlib se han multiplicado en los últimos días, a pesar de las advertencias occidentales y turcas acerca de una probable catástrofe humanitaria.

Los gobiernos de Rusia e Irán respaldaron el lunes el derecho de Siria a lanzar una ofensiva en la provincia de Idlib para liquidar a los “terroristas” presentes en esta zona.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.