Foto: Reuters

Al menos 25 personas han fallecido como consecuencia del tifón ‘Mangkhut’ a su paso por Filipinas, que ha venido acompañado de vientos de más de 200 kilómetros y fuertes lluvias, según ha informado este sábado el Consejo Nacional filipino de Control de Desastres (NDRRMC, por sus siglas en inglés).

Veinte de las muertes se han producido a raíz de grandes desprendimientos y corrimientos de tierra en la isla de Luzon, mientras que otras cuatro personas han fallecido en Nueva Vizcaya. La última muerte se produjo en la provincia de Ilocos Sur a raíz de la caída de un árbol, según ha confirmado el consejero presidencial Francis Tolentino.

El tifón, el más potente que golpea Filipinas este año y que en el país se ha bautizado como ‘Ompong’, ha empujado a más de 100.000 personas a abandonar sus hogares. Tras atravesar el norte de la isla de Luzon, donde vive cerca de la mitad de la población del país, el tifón sigue avanzando hacia el sur de China, donde se espera que golpee Hong Kong, y Vietnam, con vientos de unos 170 kilómetros por hora.

“De acuerdo con las previsiones actuales, el tifón llegará al delta del Río Perla (Hong Kong) sobre el mediodía”, ha advertido el Observatorio de Hong Kong este domingo. La isla ya ha elevado el nivel de alarma por tifones al número 10, el más alto, a medida que el viento a comenzado a notarse junto a fuertes lluvias.

En Filipinas, su servicio meteorológico, PAGASA, ha rebajado la alerta a nivel nacional, dado que el tifón ya no está sobre el territorio, pero ha advertido de que aún se mantendrán durante varias horas los fuertes vientos y las lluvias, lo que podría provocar inundaciones y corrimientos de tierra.

En este sentido, se ha reiterado el llamamiento a la población a que se mantenga alerta y siga tomando precauciones. Decenas de miles de personas han sido evacuadas de sus casas ante la llegada del tifón, que ha dejado a su paso árboles, tejados y postes arrancados, además de inundaciones en algunas zonas.

Manuel Mamba, gobernador de Cagayán, la provincia en la que ‘Mangkhut’ tocó tierra en la localidad de Baggao, ha pedido ayuda al Gobierno nacional, después de que las cosechas de arroz y maíz hayan quedado arrasadas y el servicio eléctrico haya quedado interrumpido en toda la región. “Necesitamos mucha ayuda y queremos asistencia del Gobierno nacional”, ha declarado en una entrevista a un medio local.

El ministro de Salud, Francisco Duque, ha informado de que varios centros médicos en las regiones de Cagayán e Ilocos se han visto dañados por el tifón, lo que ha provocado el traslado de 50 pacientes de uno de ellos.

Por su parte, el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, ha indicado que en la localidad de Baggao, donde ha tocado tierra el tifón, al menos 1.000 viviendas han quedado destruidas en el recorrido del mismo, así como tres torres eléctricas y numerosas cosechas. También han quedado cortadas al tráfico por desprendimientos e inundaciones varias carreteras del norte de Luzón.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.