EP

El dramaturgo Albert Boadella ha lamentado este miércoles 12 de septiembre que la situación de Cataluña y España “esté enquistada y, desde el punto de vista de España, peor que hace un año”.

“Estamos en manos de ellos, si hasta han tenido que intervenir los jueces, que es el colmo. Los políticos deberían haber intervenido, pero solo lo han hecho con el 155, la puntita nada más”, ha criticado el actor en un acto en el que ha recibido unas llaves simbólicas por sus 50 años en la SGAE.

Boadella ha señalado que, con las últimas elecciones en Cataluña, “han vuelto los dos millones de la secta”. No obstante, ha matizado que por el momento los independentistas se “sienten perdedores, aunque solo es el primer round”.

El dramaturgo ha recordado que “nadie quiere intervenir” desde el Estado y que “todo lo sucedido no habría pasado si desde Madrid se hubiera dicho “hasta aquí hemos llegado'”. Así, cree que continuarán “estos ‘shows’ que se están haciendo constantemente” porque tanto Cataluña como País Vasco son “profesionales del chantajismo”.

LA DIMISIÓN DE LLUIS PASQUAL

“Se han dejado hacer chantajismo, con esa falta de autoridad se están cometiendo auténticas barbaridades”, ha destacado. Tambien ha recordado la salida de Lluis Pasqual del Teatro Lliure, aseverando que “se ha amilanado un poco”.

Para Boadella, Pasqual es “un magnífico profesional” y uno de los fundadores del Lliure, pero “eso no importa” a la hora de su salida. “Es una situación característica de nuestro tiempo, ser joven es el valor máximo de la vida y la gente joven quiere sacar ese tapón de viejos como sea”, ha ironizado.

De hecho, el propio dramaturgo recuerda haber sufrido “un conato” similar cuando estaba al frente de los Teatros del Canal por un grupo de mujeres que exigía su dimisión “al no hacer suficiente teatro femenino”. “Les dije en una carta abierta que el teatro es el gremio donde precisamente la mujer ha sido tratada como una igual”, ha añadido.

LLAVES SIMBÓLICAS

Sobre la recepción de la llave simbólica, Boadella ha agradecido que desde la SGAE “se acuerden” de él, recordando cuando ingresó como socio en la sociedad “siendo una casa del paleolítico”. “Por aquella época la gente trataba de estafar a la sociedad de autores, era un juego natural”, ha comentado con humor.

El autor ha asegurado que siempre ha trabajado “en las especialidades de la autoría” y que no sabe “hacer otra cosa”, por lo que valora este tipo de reconocimientos. Por su parte, el presidente de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, ha felicitado al “gran autor” reiterando que la sociedad “siempre” será su “casa”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.