Foto: Reuters

Al menos 30 personas han muerto por el tsunami de cerca de dos metros que ha golpeado este viernes la localidad indonesia de Palu, situada en la isla de Célebes, poco después de varias terremotos en la zona, uno de ellos de magnitud 7,5 en la escala de Richter, según han informado este sábado fuentes sanitarias a la televisión local Metro TV.

Vídeos publicados en las redes sociales muestran la zona de la costa inundada y varias viviendas y edificios totalmente inundados.

“Se han encontrado cuerpos en varios lugares, porque fueron golpeados por los escombros de edificios colapsados o barridos por el tsunami (…) pero aún estamos recogiendo datos”, ha señalado el portavoz de la agencia de respuesta frente a emergencias (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho.

El doctor Komang Adi Sujendra ha indicado a la cadena Metro TV que al menos 30 personas han muerto y que sus cuerpos han sido trasladados a su hospital. Nugroho, por su parte, se ha negado a ofrecer una cifra oficial de víctimas mortales.

“La situación es caótica, la gente está corriendo por las calles y se han derrumbado edificios. Un barco ha sido arrastrado a la costa”, ha relatado el director de la Agencia Meteorológica y Geofísica de Indonesia (BMKG), Dwikorita Karnawati, en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters.

Las autoridades han ordenado además el cierre del aeropuerto de Palu, una localidad turística situada en una bahía famosa por sus playas y deportes acuáticos. Las conexiones telefónicas han quedado además cortadas de manera temporal.

El Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS) informó inicialmente de un seísmo de magnitud 6,1 originado a solo 18 kilómetros de profundidad.

“Las réplicas son frecuentes (…) Algunas casas se han venido abajo”, ha afirmado a través de un mensaje a Reuters. Una de estas réplicas superó incluso al primer seísmo y alcanzó una magnitud de 7,5, según el informe remitido por el USGS, que sitúa el hipocentro a 10 kilómetros de la superficie.

El epicentro de este segundo seísmo se ha situado a poco más de 80 kilómetros de la localidad de Palu, donde viven más de 280.000 personas, según el instituto norteamericano.

El archipiélago de Indonesia se encuentra enclavado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, lo que le convierte en escenario recurrente de este tipo de fenómenos. Casi 500 personas murieron en julio y agosto por una batería de seísmos que afectó a la isla de Lombok.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.