NASA/JPL-CALTECH

El agua atrapada en los granos de polvo de los que se formó originariamente la Tierra puede explicar la gran cantidad de agua que se acumula en nuestro planeta.

Esto es sugerido por científicos de los Países Bajos, Alemania y el Reino Unido, basados en cálculos y simulaciones. La investigación aparece en dos artículos en la revista Astronomy & Astrophysics.

Durante mucho tiempo, los científicos han estado buscando una explicación para la gran cantidad de agua en la Tierra. Un primer escenario indica que el agua fue traída por cometas y asteroides que impactaron contra nuestro planeta.

Según un segundo escenario, la Tierra nació “húmeda” y el agua ya estaba presente en grandes rocas, de diez kilómetros de envergadura, a partir de las cuales se construyó la Tierra. Sin embargo, la cantidad de agua que pueden contener estas grandes rocas es limitada.

Ahora, un equipo internacional de científicos ha ideado y calculado una variante del escenario de roca con agua. El equipo muestra que en la región donde se originó la Tierra, pequeños granos de polvo de hasta unos pocos milímetros de tamaño pueden contener suficiente agua.

Los granos de polvo ricos en agua luego se agruparon para formar guijarros y eventualmente rocas de un kilómetro de envergadura. Estas rocas pueden contener grandes cantidades de agua y eventualmente proceder a formar la Tierra.

Los nuevos cálculos también muestran que los pequeños granos de polvo pueden recolectar suficiente agua en “solo” un millón de años para explicar la cantidad de agua en la Tierra. Un millón de años cabe fácilmente en el tiempo que lleva formar las rocas más grandes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.