Centenares de personas se han quedado esta tarde sin poder darse un baño en las playas de Ciudad Jardín y Es Molinar debido a un vertido de aguas fecales.

El vertido se ha producido a través del Torrent Gros sobre las 17:30 horas cuando ha comenzado evacuar en el mar un líquido marrón y fétido.

Al percatarse de ello, los socorristas han izado bandera roja y han ordenado a los bañistas que salieran del agua; orden que ha sido cumplida por la mayoría de usuarios aunque dos o tres de ellos la han ignorado y han preferido seguir nadando.

Minutos más tarde (sobre las 18:30 horas) han llegado tres vehículos de EMAYA acompañados de varios camiones que se han ido relevando para retirar, mediante un sistema de succión, parte del vertido. Los técnicos desplazados al lugar han confirmado la gravedad del mismo.

Caos absoluto 

Pero al problema de las aguas fecales se ha sumado el caos organizativo que se ha desatado en la playa minutos después.

Los problemas han comenzado a partir de las 19:00 horas cuando los socorristas han acabado su turno y sobre el terreno han quedado las dos patrullas que la Policía Local ha podido desplazar hasta allí y que tenían, además, la obligación de cubrir otros servicios (de hecho, una de esas patrullas era la única disponible para cubrir cualquier incidencia en toda la Playa de Palma).

Resulta también que no puede haber banderas izadas en un playa sin la presencia de socorristas por lo que, finalizado su turno de trabajo, también las banderas rojas han tenido que ser arriadas.

Algunos bañistas han interpretado entonces que la alarma había pasado mientras que otros, los que iban llegando, no han visto señal alguna que indicara peligro y ello se ha traducido en que una multitud importante de usuarios se adentraran en el mar mientras la escasa policía avisaba, como podía, de lo que ocurría y de que el baño estaba prohibido.

Así, por ejemplo, una pareja de madres que iban acompañadas de sus pequeños han llegado pasadas las 19:00 horas y no han visto indicación alguna de peligro, por lo que se han adentrado en el mar y solo han salido cuando la policía se lo ha indicado.

Pero incluso esas dos patrullas destacadas han tenido que dejar el lugar para ir a cubrir otros servicios cuando la incidencia no estaba aún solucionada. Sobre el terreno han quedado entonces unas cuantas cintas y algunas banderas rojas extendidas sobre la arena o clavadas en estacas.

No es la primera vez que el Torrent Gros vierte aguas fecales

No es la primera vez que algo así ocurre en esta playa. Ya en el verano de 2015 una avería eléctrica en la estación de bombeo de la estación depuradora de Ciudad Jardín obligó a prohibir el baño. En aquella ocasión se produjo una avería en los mecanismos electrónicos que ponen en funcionamiento las bombas de la estación depuradora de Ciudad Jardín que vertió las aguas fecales en el Torrent Gros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.