Un terremoto de magnitud 6,5 en la escala Richter ha sacudido este viernes el centro de Indonesia, que aún intenta recuperarse del seísmo de magnitud 7 que el pasado 5 de agosto remeció la isla de Lombok, dejando un saldo de 460 muertos.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el terremoto se ha producido 109 kilómetros al noroeste de Kampungbajo a una profundidad de 538 kilómetros. Por ahora, las autoridades indonesias no han emitido una alerta por tsunami.

La Agencia para la Gestión de Desastres de Indonesia (BNPB) ha cifrado en 460 muertos y 7.733 heridos el balance de víctimas por el seísmo en Lombok, del que se han producido unas 700 réplicas de distinta intensidad. El Gobierno calcula que las pérdidas ocasionadas por el terremoto ascienden a unos 400 millones de euros.

Indonesia está situada en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, donde coinciden varias placas tectónicas que causan el 90 por ciento de la actividad sísmica del mundo, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.