SOCIEDAD RADIOLÓGICA DE AMÉRICA DEL NORTE

Una clase de fármacos que se están desarrollando como terapia contra el cáncer podrían ofrecer una potencial alternativa a los pacientes con insuficiencia hepática repentina, lo que de esta forma podría reducir la necesidad de trasplantes, según una investigación publicada este miércoles en la revista ‘Science Translational Medicine’.

La insuficiencia hepática aguda ocurre cuando un hígado sano está tan gravemente dañado que ya no puede volver a crecer y recuperarse, lo que deja a los pacientes con la necesidad urgente de un trasplante. El hígado ayuda al soporte de casi todos los demás órganos, al eliminar las toxinas, así como a fabricar y almacenar las proteínas y las fuentes de energía que el cuerpo necesita. En ocasiones, el hígado dañado puede volver a crecer y recuperarse por sí mismo, pero cuando sufre una lesión masiva, la regeneración puede fallar e incluso las 24 horas sin un hígado que funcione completamente pueden ser potencialmente mortales.

Los investigadores señalan que la sobredosis de paracetamol es la causa más común de insuficiencia hepática aguda, con alrededor de 200 casos en el Reino Unido y 2.000 en Estados Unidos. Sin embargo, esperan que esta terapia para evitar la necesidad de un trasplante de hígado ahora sea posible para descubrir por qué y cómo el hígado pierde su capacidad natural para regenerarse.

En un estudio realizado en ratones por investigadores del Centro MRC de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo y el Cancer Research UK Beatson Institute en Glasgow (Escocia), los investigadores han revelado que lesión hepática desencadena un proceso llamado senescencia, generalmente asociado con el envejecimiento o la enfermedad.

Utilizando una clase de fármacos que se están desarrollando como terapia contra el cáncer para bloquear la propagación de este proceso, los investigadores descubrieron que en los modelos de ratón el órgano podía regenerarse después del tratamiento, evitando la muerte por lesión hepática.

En cualquier caso, puntualizan que se necesitan más estudios para ahondar en esta cuestión, y el siguiente paso es explorar el potencial de los nuevos medicamentos en la clínica en pacientes con insuficiencia hepática.

“Este importante estudio ofrece esperanza a los pacientes que desarrollan insuficiencia hepática repentina después de tomar demasiado paracetamol. Dado que este estudio se llevó a cabo predominantemente en ratones, se necesita más investigación antes de poder utilizarlo para tratar a los pacientes de forma rutinaria. Sin embargo, la investigación hasta ahora sugiere que un medicamento podría usarse para tratar esta afección, evitando la necesidad de un trasplante de hígado que es una operación importante y reducir la demanda del suministro limitado de hígados disponibles para trasplante”, concluye Lindsay Keir, del equipo de Ciencias Clínicas y Fisiológicas de Wellcome Trust.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.