Un medicamento antifúngico, comúnmente recetado para las infecciones de uñas de los pies, podría ayudar a eliminar las células dormidas en los tumores intestinales, según una nueva investigación financiada por ‘Cáncer Research UK’, en Reino Unido, y publicada este jueves en ‘Journal of Experimental Medicine’.

Investigadores del ‘Cáncer Research UK Cambridge Institute’ han demostrado en estudios de laboratorio en ratones que el itraconazol detiene eficazmente el crecimiento y la progresión de ciertos tipos de cáncer de intestino. El siguiente paso será ver si ocurre lo mismo en pacientes con la enfermedad.

El doctor Simon Buczacki, coautor principal y científico clínico de ‘Cancer Research UK’, dice: “Uno de los mayores desafíos en el tratamiento de cualquier cáncer es la diversidad de diferentes células dentro del mismo tumor. Nos hemos centrado en un tipo de célula que se queda dormida dentro de tumores intestinales, permanecen insensibles al tratamiento y ponen al paciente en riesgo de que su cáncer resurja”.

El equipo de Cambridge caracterizó la naturaleza molecular de las células de cáncer de intestino inactivas. Estas células “dormidas” son resistentes a los medicamentos, incluso a la quimioterapia, que funciona centrándose en las células que están creciendo activamente. Por lo tanto, incluso si parece que un tratamiento ha funcionado, algunas de estas células inactivas pueden despertarse más tarde después de que el tratamiento haya finalizado y llevar a que el tumor vuelva a crecer.

COLAPSO DE LOS TUMORES

Los científicos identificaron dos vías clave involucradas en la latencia celular y usaron tumores intestinales en miniatura cultivados a partir de las células de ratones con cáncer, para probar diferentes fármacos dirigidos a estas vías. Descubrieron que el itraconazol bloqueaba las señales de una vía llamada Wnt, que está implicada en el crecimiento y la diseminación de muchos cánceres diferentes, lo que llevó a que el colapso de los tumores en los ratones: las células inactivas desaparecieron y el tumor dejó de crecer.

“Lo que es interesante es que este fármaco parece poner en acción tanto las células dormidas como las no dormidas –añade el doctor Simon Buczacki–. Fuerza a las células a volver a un ciclo corto de crecimiento antes de presionar un botón irreversible de ‘detención’, entrando en un punto muerto permanente que se conoce como senescencia”.

La próxima etapa será probar este fármaco en personas. Los investigadores esperan establecer un ensayo clínico donde puedan evaluar su efecto en pacientes con cáncer intestinal avanzado difícil de tratar. También tienen la intención de estudiar si este medicamento podría ser más eficaz en combinación con otros tratamientos como la quimioterapia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.