UIMP

El jefe de sección de Inmunología del Centro de Diagnóstico Biomédico (CBD)-Hospital Clínic de Barcelona, Manel Juan Otero, ha asegurado este miércoles en Santander que la inmunoterapia “no solo está de moda”, sino que es la base de una de las opciones terapéuticas más importantes a nivel anti-tumoral. “Un gramo de linfocitos puede matar a diez kilogramos de cáncer”, ha remarcado.

Según informa la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en nota de prensa, Otero ha explicado que, de hecho, en la actualidad se ha pasado de tratar el cáncer desde la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia a incluir la inmunoterapia como posibilidad.

Otero ha participado en la tercera jornada del seminario ‘Inmunología e inmunoterapia: herramientas del siglo XX’, que se celebra en los Cursos de Verano de la UIMP en la capital cántabra.

El experto ha asegurado que “un gramo de linfocitos puede matar a diez kilogramos de cáncer”, lo que ha definido como una capacidad “bastante impresionante” de los linfocitos, al tiempo que se ha referido a los linfocitos T específicos como base y elemento principal de la respuesta inmunitaria de los humanos.

“El elemento clave que siempre encontramos, o muy a menudo, alrededor del tumor es el infiltrado linfoide, que es la base de cómo el sistema inmunitario está demostrando que es capaz de responder”, ha explicado Otero, quien ha añadido que esta respuesta es el elemento principal de la llamada inmunovigilancia porque “hay una respuesta inmune y mantenida que está vigilando la opción de tumores”.

El doctor ha defendido en su intervención la relevancia del sistema inmunitario de las personas en la defensa ante la aparición de mutaciones y células tumorales. “El sistema inmunitario puede responder y ser efectivo” ante estas mutaciones y “afortunadamente, en la mayoría de los casos lo es, porque puede lograr la eliminación que hace desaparecer la célula tumoral”.

En este sentido, Otero ha hecho referencia a cálculos científicos que señalan que aproximadamente cada diez años todos sufriríamos un conjunto de mutaciones que nos inducirían posiblemente a un cáncer, “y eso no pasa”.

ANTÍGENOS TUMORALES, “CLAVE DE LA RESPUESTA INMUNITARIA CONTRA TUMORES”

Por otra parte, el doctor ha detallado que la clave de la respuesta inmunitaria contra los tumores es que hay antígenos tumorales de dos grandes tipos: específicos de tumores y antígenos asociados a tumores. Los segundos son el objetivo sobre el que se está intentando desarrollar una respuesta específica antitumoral. “Todo pasa por que estos antígenos sean diferentes y sean reconocidos por los linfocitos”, ha señalado Otero.

Finalmente, el doctor ha hecho alusión a la microbiota, que es, a su juicio, un elemento a tener muy presente en la capacidad de modular la respuesta inmunitaria ya que condiciona el repertorio de células T y por tanto, la capacidad de respuesta contra el tumor y, a la vez, la capacidad de aparición de efectos secundarios.

“No solo tenemos el tumor y el sistema inmunitario, sino también todos estos microorganismos que tienen que ver con el sistema del proceso tumoral. Por eso me gusta hablar de triunvirato en la respuesta inmunitaria”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.