Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este lunes que se reunirá “muy probablemente” de nuevo con el líder norcoreano, Kim Jong Un, mientras ha defendido sus esfuerzos para convencer a Pyongyang de que abandone sus armas nucleares.

En una entrevista con Reuters, Trump, que celebró una histórica cumbre con Kim el 12 de junio, ha afirmado que creía que Corea del Norte había dado pasos específicos hacia la desnuclearización, a pesar de las dudas generalizadas sobre la disposición de Kim a abandonar su arsenal nuclear.

Al insistir en que “muchas cosas buenas están sucediendo” con Corea del Norte, Trump se ha quejado de que China no está ayudando tanto como lo había hecho en el pasado debido a su disputa comercial con Estados Unidos.

Trump ha afirmado que solo ha estado trabajando en el asunto norcoreano durante tres meses, mientras que sus predecesores habían estado trabajando en él durante 30 años.

“Paré las pruebas nucleares de Corea del Norte. Paré las pruebas de misiles. Japón está emocionado. ¿Qué va a pasar? ¿Quién sabe? Vamos a ver “, ha señalado.

En su cumbre en Singapur, Kim acordó en términos generales trabajar para la desnuclearización de la península de Corea, pero Corea del Norte no ha dado indicios de que esté dispuesta a ceder sus armas unilateralmente, como ha pedido la Administración Trump.

Trump se ha referido a la cumbre de Singapur como un éxito e incluso ha llegado a decir que Corea del Norte ya no representa una amenaza nuclear.

“Me gusta. Yo le gusto”, ha afirmado, refiriéndose a Kim. “No hay misiles balísticos subiendo, hay mucho silencio (…) Tengo muy buenas relaciones personales con Kim, y creo que eso es lo que lo mantiene unido”, ha aseverado.

Al preguntarle si había otra reunión con Kim prevista para el futuro, Trump ha señalado: “Es muy probable que lo hagamos, pero simplemente no quiero hacer ningún comentario”.

Los críticos afirman que Trump hizo demasiadas concesiones a Kim al acordar celebrar la cumbre en primer lugar y luego suspender los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur mientras ganaba poco a cambio.

Trump también ha señalado que Corea del Norte había entregado antes de la cumbre a tres detenidos estadounidenses.

La Casa Azul presidencial de Corea del Sur ha considerado que la posible cumbre entre Kim y Trump podría ser una señal de progreso en sus relaciones.

“Creemos que es parte de un proceso para lograr la determinación de los dos líderes para la desnuclearización y la paz de la península de Corea”, ha afirmado el portavoz de la Casa Azul Kim Eui Kyeom. “Esperamos que las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos progresen rápidamente y den sus frutos”, ha añadido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.