Stop Desahucios y Stop Maltrato han contestado este martes al Ayuntamiento de Palma que “las expulsiones de los centros de acogida no son bajas, sino que son desahucios”, por lo que le han acusado de “querer confundir con eufemismos”.

Así se han expresado las dos entidades después de que este lunes responsables municipales aseguraran que no se expulsa a una mujer y a sus dos hijos del centro de acogida del SAM Familia sino que se les da “de baja” siguiendo el reglamento.

Las organizaciones antidesahucio han lamentado las palabras de los responsables de Bienestar Social de Palma, Joan Antoni Salas y Catalina Trobat, “llamando ‘dar de baja’ a las expulsiones del centro de acogida” que, aseguran, “a veces se realizan con intervención de la Policía Local”.

Las plataformas antidesahucio alertaron en julio de la “expulsión sin alternativa” de una mujer y sus dos hijos menores de edad de un centro de acogida del Servicio de Acogida Municipal (SAM) de la calle Socorro.

En una concentración este martes en la Plaza de España, la mujer ha explicado que una de las razones de esta “baja” es porque Cort considera que tiene recursos económicos suficientes y que, por otra parte, había rechazado anteriormente “sin justificación adecuada” contratos de trabajo y alternativa de vivienda.

Al respecto, la mujer ha mantenido que planteó conseguir un “trabajo mejor” porque gana 900 euros y debe destinar la mayor parte a guardería y canguro. Además, ha sostenido que Servicios Sociales le “cortó” ayudas a guardería de las que había disfrutado hasta ahora.

“Hasta el momento, el departamento de Bienestar Social se ha negado a ayudarme en la tramitación de alguna vivienda de alquiler social”, ha criticado la mujer, que ha recordado la dificultad de encontrar una vivienda debido a los altos precios de los alquileres.

Por su parte, la portavoz de las organizaciones antidesahucio, Alma Vives, ha calificado de “estrambóticos” los argumentos del Ayuntamiento. Ante esto, Stop Maltrato y Stop Desahucios han asegurado que “hablan en primera persona” cuando se refieren a que “hay compañeros de han sufrido o sufren esta lamentable situación” de los centros de acogida para familias y para víctimas de violencia de género.

LAS MADRES EXIGEN A CORT “SOLUCIONES DIGNAS”

Durante la concentración, la mujer afectada y otra madre han instado a Cort a que “busque soluciones dignas, como vivienda y trabajo”, para los usuarios de los centros de acogida municipales.

“No somos delincuentes ni animales, sino mamás criando bebés sin tener las ayudas que nos corresponden”, han expresado.

La portavoz de los grupos antidesahucio ha criticado que la alternativa que se ha dado a estas madres, que deberán abandonar el centro, es destinarlas al SAM Adultos o Ca L’Ardiaca pero enviar a sus hijos a un centro de menores, lo que implicaría “la retirada de tutela mediante desamparo o mediante una guarda con requisitos de retorno muy complicados”.

Por ello, una de las mujeres ha declarado que “ninguna madre quiere que se le separe de su hijo” y que “una separación así provoca dos vidas destrozadas”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.