Foto: Reuters

El Ministerio de Defensa ruso ha afirmado este domingo que el “montaje” de ataque químico del que avisó ayer, un ardid de grupos “terroristas” con la intención de culpar al Gobierno sirio, tendrá lugar en la localidad de Kafer Zaita, en la provincia de Hama.

El Ministerio declaró que se trataría de un ataque real, llevado a cabo por elementos del antiguo Frente al Nusra, la ex filial siria de Al Qaeda, pero este domingo se ha abstenido de verificar una operación que la ONG Cascos Blancos — un grupo de voluntarios médicos autoproclamados como neutrales, cuyos críticos aseguran que son guerrilleros enmascarados — “difundirá luego en los medios regionales e internacionales”.

El portavoz del Ministerio, Igor Konashenkov, ha asegurado que en Siria se encuentran ya “técnicos extranjeros” para realizar “el montaje de un ataque con gas de cloro”, en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

Ayer, el propio Konashenkov aseguraba que este simulacro contaría con la complicidad de “los servicios de Inteligencia británicos”.

Estos técnicos se encuentran ya en la localidad de Hbit, al sur de la zona de distensión creada en la vecina provincia de Idlib, de acuerdo con el Konashankov y “planean realizar en los próximos dos días un ataque con lanzacohetes contra la localidad de Kafer Zaita”.

El portavoz denunció ayer que la ejecución de esta “provocación” con “la participación activa de los servicios especiales británicos servirá de otro pretexto para EEUU, Reino Unido y Francia” para atacar las infraestructuras de Siria, según declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

Con este objetivo, ha proseguido, hace unos días EEUU desplegó en el golfo Pérsico un destructor USS ‘The Sullivans’ con 56 misiles de crucero y un bombardero estratégico B-1B Lancer con 24 misiles de crucero aire-superficie AGM-158 JASSM.

“Las acciones de países occidentales, pese a las declaraciones públicas, buscan agudizar la situación en Oriente Medio y socavar el proceso de paz en el territorio de Siria”, ha aseverado el portavoz.

RECUERDO DE DUMA Y JAN SHEIJÚN

Un posible ataque químico no sería el primero de esta naturaleza en Idlib y alrededores. El pasado 4 de abril de 2017, en la localidad siria de Jan Sheijún, un ataque con gas sarín causó más de cien muertos, de acuerdo con el informe definitivo de la misión conjunta de Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que señaló como responsables a las autoridades de Damasco.

El informe señala que “el panel está seguro de que Siria es responsable del uso de gas sarín en Jan Sheijún”.

Los inspectores del Mecanismo de Investigación Conjunta (JIM, por sus siglas en inglés) que la ONU y la OPAQ pusieron en marcha para aclarar si se usaron armas químicas y quién lo hizo no han podido visitar el lugar y han fundamentado sus descubrimientos en “suficientes pruebas creíbles y destacables”.

Entre ellas figuran la responsabilidad de aviones militares sirios que lanzaron las municiones, el cráter causado por el bombardeo, entrevistas con las víctimas y pruebas de laboratorio que apuntan a que el gas sarín habría sido fabricado probablemente usando con un precursor del arsenal original de las autoridades sirias.

Otro ataque químico, perpetrado un año después en Duma, dejó al menos 70 muertos. “La evidencia apunta hacia otro ataque químico por parte del régimen (sirio)”, hizo saber en su momento la oficina de la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.