Las playas de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí, que han permanecido cerradas este domingo por un vertido de aguas residuales, ya han sido reabiertas con bandera verde.

Según ha informado el Ayuntamiento de Palma, los resultados del análisis de E.Coli -en las muestras de agua tomadas después de producirse los vertidos- han determinado que el baño está permitido en estas playas.

Asimismo, se tomaron muestras de agua del Portitxol y los resultados permiten igualmente el baño en esta zona.

Las playas estuvieron cerradas al baño tras un derrame de aguas mixtas (pluviales y residuales) por las fuertes lluvias en la estación impulsora del Baluard y en la entrada de la depuradora, con que provocaron un vertido al Torrent Gros.

El Ayuntamiento de Palma ha lamentado las molestias ocasionadas a los usuarios de las playas y ha recordado el “importante déficit” de infraestructuras en materia de saneamiento de la ciudad.

“La depuradora del Coll den Rebassa tiene más de 40 años, está obsoleta y está al límite de su capacidad. Por eso en los momentos de lluvia se sobrepasa su capacidad y se pueden provocar derrames puntuales”, han indicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.