Fotos: Isabelle Sleijpen

Pablo Alborán (Málaga, 1989) sabe cómo hacer que cada uno de sus conciertos parezca único e irrepetible, y así lo demostró anoche en la Plaza de Toros de Palma ante más de 8000 personas donde no faltaban nervios, calor y ganas.

El cantante malagueño se presentó ante su público para devolver todo el cariño que está recibiendo tras su vuelta a los escenarios.

Horas antes de la apertura de puertas al Coliseo y bajo un sol insoportable, ya se había formado una cola de personas ansiosas por entrar corriendo y situarse lo más cerca posible del escenario, de su ídolo.

No tardaron en producirse los primeros desmayos cuando el calor y el agotamiento hicieron acto de presencia. Casi una semana antes del concierto llevaban las primeras tiendas de campaña frente a la puerta de entrada en las que algunas fans han pasado varios días con única intención de ser las primeras en entrar.

La retirada en 2015.

En 2015, Pablo Alborán sintió la necesidad de hacer una pausa en su carrera musical. Después de cinco años de una trayectoria impecable con un éxito ininterrumpido, el cantautor creyó, de manera honesta y humilde que había llegado el momento de repensar, de parar y de aprender para coger impulso.

Esta pausa le ha servido para crecer como artista, para leer infinidad de libros que le han inspirado y le han hecho pensar, para aprender y escuchar nuevos ritmos, para escribir, y para decidir por qué caminos quiere moverse.

La espera ha valido la pena.

Pablo Alborán vuelve con energías renovadas y con las cosas muy claras. En noviembre de 2017 presentó su último trabajo discográfico, Prometo, cuarto disco de estudio y del que asegura que es hasta el momento, su trabajo más íntimo y personal.

Con Prometeo, Pablo devuelve la gratitud por la paciencia demostrada por un público que ha sabido esperar.

En este momento se halla en plena vorágine de su Tour Prometo 2018, donde está ofreciendo las canciones de su último disco además de sus éxitos de siempre, y que le está llevando por incontables escenarios de España y Latinoamérica.

El artista.

El malagueño interpreta, compone y siente cada uno de sus temas totalmente alejado del divismo y los caprichos de otras estrellas.

No hay casualidades detrás de un éxito como el de Pablo Alborán. Tener 29 años y tener 5 discos de platino no se consiguen sin trabajo duro y sobre todo, sin tener muy claro qué contar y cómo hacerlo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.