Esta semana se ha conocido que la Conselleria de Cultura, Participación y Deportes va a poner en marcha una Oficina de Derechos Lingüísticos, cuyo objetivo será ayudar a restablecer el uso del catalán como lengua oficial allí donde corresponda.

Un proyecto que se aprobará por Decreto y que se dotará, nada más y nada menos, que con 100.000 euros de dinero público.

Las voces criticando esta decisión -cuando parece que hay otras cuestiones más urgentes y preocupantes por arreglar- no se han hecho esperar. Así,  la asociación El defensor del paciente difundió a los pocos días un escrito dirigido a Francina Armengol en el que pidió a la presidenta del Govern que invirtiera en sanidad: “El dinero para la sanidad, y no para una oficina para denunciar a quienes no respeten los derechos lingüísticos de los catalano-hablantes” .

La presidenta de esta asociación, Carmen Flores, explicaba en el escrito que sería deseable “una oficina de denuncias por agresiones y burlas de la administración en su nefasta gestión, en urgencias, en listas de espera, en recortes, en copagos en malos servicios, y en maltrato al paciente y a los profesionales”.

Nosotros quisimos conocer la opinión de nuestros lectores al respecto y esta semana preguntamos: “¿Considera ud. importante crear una oficina para atender las “discriminaciones” con el catalán?” y la respuesta mayoritaria ha sido que “no” es importante, al menos en un momento como el actual, crear una oficina de este tipo (un 80% de quienes ha participado en la encuesta) frente al 20% restante que opina lo contrario y “sí” valora positivamente la iniciativa del Govern.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.