Foto: Reuters

La tenista española Garbiñe Muguruza inicia este lunes el complicado reto de sacar su mejor versión para el US Open, el último ‘grande’ de la temporada al que llega sin ritmo ni buenas sensaciones, con duras favoritas como Simona Halep y Serena Williams, y el objetivo de darse la opción de pelear por un nuevo año saboreando el ‘Grand Slam’.

Más allá del título en Monterrey, la temporada de la exnúmero uno del mundo ha estado entre las lesiones y las derrotas inesperadas. Así comenzó 2018, con la retirada en Brisbane y escasos partidos en la gira oceánica, contando la eliminación temprana en Melbourne. Tampoco funcionó el periplo americano después, aunque la conquista de la cita mexicana cambió el sabor de boca.

Las dudas volvieron en la tierra, aunque llegados a París, Garbiñe sacó su garra de las citas importantes hasta que topó con Halep en semifinales. La de Roland Garros en mayo es la última demostración de fuerza de la ahora número 12 del mundo, en caída en el ranking el último mes y medio desde el número tres.

Y es que el verano ha sido largo y malo para la de Caracas. Eliminada en segunda ronda de Wimbledon y de nuevo lastrada por las lesiones cuando se disponía a preparar la gira norteamericana. Unas molestias en el brazo derecho le impidieron estar en San José y Montreal, para reaparecer con derrota en Cincinnati.

Así las cosas, la campeona en 2016 de Roland Garros y en 2017 en Wimbledon tiene un duro desafío en suelo yanqui para mantener esa gloriosa racha. Un US Open que además no se le da bien hasta ahora, con los octavos del año pasado como mejor resultado. Muguruza busca canalizar ese glamur de la Gran Manzana para motivar su tenis y saltar sin dudas en el último ‘Grand Slam’ del año.

No sale de las quinielas, pero sobre la española hay una gran incógnita a despejar desde este lunes cuando salte a la pista 17, en el segundo turno, ante la china Shuai Zhang. El sorteo no se lo puso fácil a una ‘Garbi’ que comparte camino con Halep, Serena y Venus Williams, aunque ellas tendrán que verse antes en octavos.

La rumana se siente ya cómoda en el número uno, el cual guardará pase lo que pase en estas dos semanas. Con su ‘grande’ ya en el palmarés tras ganar en París, el título en Montreal y la final en Cincy, Halep está enchufada para aprovechar su momento, aunque el camino no será de rosas, con las Williams a la vista.

Serena no ha tenido un verano activo, renunciando a Canadá y con una victoria entre San José y Ciny, pero en la hierba inglesa ya dejó claro su nivel competitivo. La estadounidense buscó en Wimbledon el récord de 24 ‘grandes’, cuatro meses después de volver tras su maternidad y una complicada recuperación.

Ahora, el objetivo es el mismo para la seis veces campeona en Nueva York. Su verdugo en la final Londres, Angelique Kerber, Sloane Stephens, Elina Svitolina, Caroline Wozniacki o las pujantes Kiki Bertens, Johanna Konta y Belinda Bencic, son algunas de las aspirantes a lucirse y buscar el gran sueño americano.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.