Foto: Reuters

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha tachado este miércoles de ofensivas las declaraciones del exresponsable de Exteriores Boris Johnson sobre las mujeres con burka, de las que dijo que “parecen buzones de cartas” y a las que comparó con “ladrones de bancos” por su atuendo.

La comunidad musulmana, la oposición política e incluso dirigentes conservadores han afeado a Johnson el lenguaje utilizado en un artículo en ‘The Daily Telegraph’ para referirse a las mujeres que visten velo integral islámico. Así, aunque se pronunció en contra de prohibir su uso, consideró “ridículo” que haya mujeres que elijan llevarlo.

“Creo que Boris Johnson utilizó un lenguaje para describir la apariencia de personas que, claramente, ha causado malestar. Fueron las palabras equivocadas y nunca debería haberlas usado”, ha declarado May, partidaria de que las mujeres puedan tener la libertad para llevar el velo integral sí así lo deciden ellas mismas.

Sin embargo, una fuente cercana a Johnson citada por la BBC ha aclarado que el exministro “no se disculpará” y ha calificado de “ridículos” los ataques recibidos en las últimas horas. “No debemos caer en la trampa de cerrar el debate sobre problemas difíciles”, ha añadido.

Dinamarca ha sido el último país europeo en prohibir el uso de velos como el burka o el niqab en espacios públicos, dentro de una ley que impide prohibirse la cara y defendida por sus partidarios por razones de seguridad. La ley danesa entró en vigor la semana pasada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.