Durante las últimas semanas hemos ido dando cuenta en Crónica Balear de la dramática situación que viven los habitantes de Llucmajor en cuanto al tema de basuras se refiere y, sin embargo, lejos de solucionarse el problema se agudiza cada día de que pasa y los vecinos se ven obligados a convivir con toneladas de basura.

Las quejas apuntan siempre en el mismo sentido: los contenedores rebosan basura a cualquier hora del día y se acumula “incluso durante semanas”.

En ocasiones porque la retirada es lenta e insuficiente y en otras, explican los vecinos, porque no hay suficientes contenedores o que los pocos que había han sido retirados por el Ayuntamiento (lo que resulta aún más preocupante). Las ratas y cucarachas han proliferado de manera alarmante y se han convertido en una una plaga, aseguran varios de los vecinos con los que ha contactado Crónica Balear.

El partido vecinal Llibertat Llucmajor explicó que el origen de este problema se remontan al año 2007, cuando se inició la crisis económica que no fue gestionada correctamente por el Ayuntamiento, y que acabó endeudando al municipio en 55 millones de euros.

En 2015, explican desde Llibertat de Llucmajor, el PP retiró casi doscientos contenedores de la calle y se cambiaron los que había por otros que necesitaban grúas para vaciarlos, algo que agudizó el problema pues ralentizó el proceso de recogida.

Tras las elecciones, la fórmula de los alcaldes de PSOE-MES-PI -que aprobaron sucederse a la cabeza del municipio- volvió a prometer soluciones a los ciudadanos y aseguraron que instalarían casi medio millar de contenedores “pero esta promesa fue rápidamente olvidada”, explican desde Llibertat Llucmajor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.