Foto: Reuters

Los restos de los soldados estadounidenses víctimas de la guerra librada en la península coreana a mediados del siglo XX han llegado este miércoles a Estados Unidos tras ser entregados por Corea del Norte, cumpliendo con su compromiso.

El régimen norcoreano devolvió la semana pasada un primer lote de 55 cajas, en cumplimiento de los compromisos suscritos por su líder, Kim Jong Un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la reunión que ambos mantuvieron a mediados de junio en Singapur.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha destacado la llegada de los restos a Hawái como prueba del éxito de la histórica cumbre. Los críticos aseguran que hasta ahora no se han cumplido las medidas prometidas que llevarían hacia la desnuclearización de Pyongyang.

“Sé que el presidente Trump está agradecido de que el líder Kim haya cumplido su palabra y hoy vemos este avance tangible en nuestros esfuerzos por lograr la paz en la Península Coreana”, ha afirmado Pence, cuyo padre luchó en la Guerra de Corea.

Por su parte, Trump ha dado las gracias a Kim por “mantener su palabra y comenzar el proceso de enviar a casa los restos de nuestros grandes y amados caídos”.

“No me sorprende en absoluto que haya tomado este tipo de acción. ¡También gracias por su agradable carta!¡Espero verle pronto!”, ha señalado a través de su cuenta en la red social Twitter.

Los primeros análisis de los restos humanos muestran que “probablemente” se trate de militares norteamericanos implicados en el conflicto.

El Pentágono estima en casi 7.700 los desaparecidos desde el conflicto, de los cuales 5.300 estarían al norte de la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.