Las familias y empresas de Baleares que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron un total de 41 deudores concursados, lo que representa un aumento del 36,7 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Así lo revela la Estadística del Procedimiento Concursal publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según los datos del INE, en Baleares prácticamente todos los concursos (40) fueron voluntarios y solamente uno fue necesario. La mayoría se tramitaron mediante procedimiento abreviado (25) y el resto, como procedimiento ordinario (16). Todos ellos se hicieron sin existencia de propuesta anticipada.

Del total de deudores concursados, siete eran personas físicas sin actividad empresarial y el resto, empresas, que a su vez se dividen en sociedades de responsabilidad limitada (30), personas físicas (2) y otro tipo de empresas (2).

De las 34 empresas, dos se dedicaban a bienes de consumo no duradero; siete a la construcción; cuatro al comercio al por mayor; tres a transporte y almacenamiento; tres a la hostelería; una a información y comunicaciones; una era de inmobiliaria financiera y seguros; tres de actividades administrativas y servicios auxiliares y el resto a otros servicios y actividades profesionales.

Además, de las 34 empresas concursadas en Baleares, siete tenían entre tres y cinco asalariados, seis tenían entre uno y dos trabajadores y otras seis no tenían ningún asalariado. Del resto, ninguna superaba los 50 trabajadores.

En cuanto al volumen de negocio, la mayoría (12 empresas) no llegaban a los 0,25 millones de euros, ocho se quedaban entre los 0,25 y los 0,5 millones, y tres entran en el tramo entre dos y cinco millones de euros.

Por antigüedad, diez de las empresas concursadas en Baleares tenían menos de cinco años; siete tenían entre cinco y ocho; y solamente cinco superaban los 20 años.

DATOS GENERALES

Las familias que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas aumentaron un 7,6% en el segundo trimestre del año en relación al mismo periodo de 2017, hasta sumar 410.

No obstante, las empresas concursadas bajaron un 1,2%, hasta sumar 1.200 procedimientos de quiebra. De este modo, sumando familias y empresas, el número de deudores concursados del segundo trimestre se situó en 1.610, cifra un 0,9% superior a la del mismo periodo de 2017.

En tasa intertrimestral (segundo trimestre del año sobre primer trimestre de 2018), el número de deudores concursados aumentó un 10,5%, con un repunte del 4,9% en el número de familias declaradas en concurso y un avance del 12,6% en el caso de las empresas concursadas.

De las 1.200 empresas que entraron en concurso en el segundo trimestre, 96 eran sociedades anónimas, con un descenso interanual del 16,5%, mientras que 982 eran sociedades limitadas, un 1,1% más que en el segundo trimestre de 2017.

Las personas físicas con actividad empresarial elevaron los procesos concursales un 7,7% en tasa interanual, hasta totalizar 84, mientras que los descendieron un 16% respecto al trimestre anterior.

Durante el segundo trimestre, los concursos voluntarios subieron un 1,9% en relación al mismo periodo de 2017, hasta sumar 1.516, en tanto que los concursos necesarios retrocedieron un 12,1%, con un total de 94 procesos.

Por clase de procedimiento, los concursos ordinarios bajaron un 10% en tasa interanual, mientras que los abreviados subieron un 2,7%, hasta 198 y 1.412 procesos, respectivamente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.