La tortilla de patata es la receta casera que más gusta a los baleares (38 por ciento), seguida por la paella (34 por ciento), el pollo asado (30 por ciento), las lentejas (28 por ciento), las croquetas (28 por ciento) y los huevos con patatas (26 por ciento).

Por contra, los guisantes (0 por ciento), el bonito con tomate (2 por ciento), la lubina (2 por ciento), las sardinas (4 por ciento) y la empanada (4 por ciento) son los platos que menos gustan a los residentes de las Islas.

Así lo ha informado este miércoles un comunicado la empresa Carbonell, en el que detalla que los baleares se dan a ellos mismos una nota de 6,50 en las cocinas, justo en la media nacional. Los navarros (7,26) son los que creen que mejor cocinan y los gallegos, los que peor (6,23).

Además, de media, los residentes de Baleares cocinan casi seis días a la semana en casa, dedicándole a esta tarea casi cuatro horas y media semanales. No obstante, seis de cada diez isleños cocinaría más si tuviera más tiempo para ello.

Las recetas familiares, por ejemplo de madres o abuelas, son las más utilizadas por los baleares (74 por ciento), seguidas de aquellas consultadas en Internet (68 por ciento), mientras que los libros de recetas (34 por ciento) y los programas de televisión (20 por ciento) son menos utilizados.

Baleares es la autonomía donde más costumbre hay de comer solo sentado en la mesa (44 por ciento), frente al 40 por ciento que lo hace sentado en la mesa con su familia. Aún así, un 90 por ciento de los habitantes consideran importante para la familia el momento de comer o cenar todos juntos.

Además, a la pregunta de si creen que en el hogar se come de forma saludable, los residentes se dan una puntuación de 7,68 sobre 10, ligeramente por encima de la media nacional (7,66). De hecho, el 66 por ciento asegura que cocinan en casa pensando más en su salud que en el sabor de las recetas, mientras que el 58 por ciento lo hace por su calidad y sabor.

Por otra parte, el 42 por ciento de los habitantes creen que donde mejor se come es en su propia provincia, en las Islas. Las siguientes regiones que mejor valoran son Pontevedra (18 por ciento) y Barcelona (18 por ciento). Pero en general, cada comunidad se ha votado a sí misma.

En cambio, las Islas han sido elegidas únicamente por un 2 por ciento de la población española como la provincia donde creen que mejor se come de todo el país. La región más elegida ha sido Asturias, ya que el 21 por ciento de encuestados la señalan como punto de referencia gastronómico del país.

Según los datos de la encuesta, los isleños tienen “prisas a la hora de comer”, pues solo invierten 38 minutos de media a la comida del mediodía, tan solo superados en rapidez por los asturianos y riojanos (35 minutos). En el otro lado, los extremeños son los españoles que más tiempo le dedican (47 minutos).

Las Islas es la autonomía en la que menos se utiliza el aceite de oliva como ingrediente base para las recetas caseras (74 por ciento), y en este sentido Carbonell ha advertido que aunque el aceite de oliva sigue siendo un ingrediente indispensable, los datos indican que su consumo ha caído en torno a un 19 por ciento desde 2012.

De hecho, 7 de cada 10 baleares encuestados señalan que la tradición de la comida casera en España se podría llegar a perder si no se tomasen medidas adecuadas, como por ejemplo emplear ingredientes frescos y el aceite de oliva como base de las recetas.

En cambio, el caldo concentrado tiene gran importancia dentro de sus cocinas (22 por ciento) y preocupa el uso de salsas “menos saludables”, pues el 16 por ciento de isleños emplea nata y mayonesa “de forma asidua”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.