La Guardia Civil ha detenido a tres jóvenes por su presunta implicación en al menos cinco robos perpetrados en el interior de domicilios de Pollença.

Las investigaciones se iniciaron tras recibir cinco denuncias por robos en el interior de domicilios en el casco urbano de la citada localidad. Así, se inició una investigación para esclarecer los delitos cuyo modus operandi era el mismo en todos los casos, aprovechándose de la costumbre de los más mayores, de dejar la puerta de acceso a la vivienda abierta.

Así, dos de los detenidos se introducían en ellas abusando de la confianza de esas personas para, incluso con ellos en el interior, registrar las habitaciones y apoderarse de joyas y dinero, mientras un tercero permanecía vigilante en el exterior con el objeto de facilitar la huida del grupo.

Los investigadores constataron que en alguna ocasión los delincuentes llamaban al timbre de las casas para cerciorarse de que no había nadie en su interior y poder así operar con más tranquilidad. Si en alguna ocasión el morador abría la puerta, disimulaban preguntando por una dirección cualquiera o por un amigo imaginario, marchándose de allí.

La pasada semana fueron identificados y detenidos los tres hombres en sus respectivos domicilios de Sa Pobla y Pollensa.

Seis detenidos por robos en zona agrícola de Binissalem, Sa Pobla y Selva

Por su parte, equipo ROCA (robos en el campo) de la Guardia Civil detuvo a seis individuos en tres servicios diferentes por ser presuntos autores de al menos tres robos cometidos en viviendas y fincas del entorno rural de los términos de Binissalem, Sa Pobla y Selva.

Los detenidos, de edades comprendidas entre los 22 y los 45 años, son de nacionalidad española y han sido acusados como presuntos autores de varios delitos contra el patrimonio ocurridos en explotación agrícola (cultivo de uva); una obra en finca rural y otra en casco urbano (en este último fueron sustraídas las baterías de un camión) llevados a cabo en las zonas de Binissalem, Sa Pobla y Selva respectivamente.

En los tres delitos, los detenidos se aprovechaban del descuido de las personas, para sustraer herramientas y objetos de valor, más tarde eran vendidos en comercios de compraventa de objetos. Sin embargo, la Guardia Civil ha señalado que se han recuperado “la mayoría de los efectos sustraídos los cuales han sido reconocidos por sus legítimos propietarios y entregados a los mismos”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.