EP

Operación Triunfo nacía en 2001 como un nuevo formato de búsqueda de nuevos cantantes. Los “triunfitos” demostraban cada semana sus dotes sobre un escenario frente a un jurado. El programa causó tanto revuelo y fenómeno social que después de terminar su primera edición, los jóvenes recorrieron toda España y llenaron lugares emblemáticos como el estadio Santiago Bernabéu de Madrid y el Palau Sant Jordi de Barcelona. Dieciséis años después, el fenómeno OT se vuelve a repetir.

Los concursantes de Operación Triunfo 2017 han calado a la sociedad. El talent show ha cambiado mucho desde su creación, ahora los fans votan y dan su opinión sobre los participantes en las redes sociales. Pero la esencia es la misma.

Hemos visto a unos jóvenes ilusionados por poder cumplir su sueño de formarse en la música, todos unidos, aprendiendo cada día en la academia. Amistades para toda la vida y mucho talento unido.

Por eso ha gustado a todas las generaciones: niños, jóvenes, adultos, ancianos… Y cuando se terminó el concurso todo el mundo se quedó con ganas de más. El formato no podía acabar tan pronto por lo que los jóvenes se embaucaron en una gira por todo nuestro territorio.

Los conciertos están llegando a su fin y el pasado fin de semana tocaron su antepenúltimo concierto en Benidorm. Los triunfitos no han podido evitar emocionarse y es que han sido muchos meses junto a su nueva familia.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando Aitana y Amaia salieron a las tablas a cantar el tema Con las ganas, de Zahara. Las jóvenes siempre han sido como hermanas desde dentro de la academia y se emocionaron al final de la canción, sin poder terminarla. Pero los fans, entregados, corearon al unísono la melodía.

Los sentimientos y lágrimas estuvieron presentes en todo el concierto, de hecho la propia Aitana antes de cantar con Cepeda decía al público: “Tendríais que vernos en el backstage, estamos todos llorando”.

La joven Aitana tampoco pudo evitar emocionarse cuando cantó con su pareja. En la canción No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos hubo magia y complicidad. Sin duda, fue uno de los dúos más aclamados de toda la gala. Mientras intercambiaban miradas y Luis cantaba, Aitana cerraba los ojos de la emoción y Cepeda le secaba las lágrimas de su cara. Pese a esto, la joven se recuperó y siguió cantando su estrofa.

Miriam fue la encargada de dar el discurso final de la fascinante velada: “Nos vamos a despedir con una canción que para nosotros marcó un antes y un después en nuestras vidas porque éramos, y somos, 16 almas y un sueño, con muchísimos miedos que contar y llegamos con las maletas… y cuántas metas que alcanzar… pero eso solo significa que hay que luchar por lo que uno quiere, trabajarlo y confiar en uno mismo. Esto es fruto de los 16, así que muchísimas gracias. Camina, por vosotros. Os queremos”.

Solo quedan dos conciertos para que termine esta gira tan apasionante. Su siguiente parada tendrá lugar en Pineda del Mar (Barcelona) el próximo 15 de agosto para después terminar el 25 de agosto en la ciudad andaluza de Almería.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.