El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado este viernes que el Ejecutivo comunitario propondrá la eliminación del cambio de hora bianual en toda la UE, alegando que es lo que han reclamado más del 80% de los 4,6 millones de ciudadanos europeos que han participado en una consulta pública sobre esta cuestión.

“Este debate sobre el horario de verano e invierno existe desde hace muchos años. Muchos ciudadanos han participado de este debate. Hemos hecho una encuesta pública, millones (de personas) han respondido que debe prevalecer el horario de verano y así será”, ha asegurado el luxemburgués, quien ha explicado a la cadena alemana ZDF que, aunque la consulta no es vinculante, no tiene sentido hacer caso omiso de sus resultados.

En todo caso, la eliminación del cambio horario “no es algo inmediato, llevará tiempo”, según fuentes comunitarias, ya que todavía no hay una fecha concreta para la presentación de la propuesta, y una vez esté sobre la mesa, la Eurocámara y los Estados miembros entrarán en negociaciones para llegar a un acuerdo sobre la modificación de la normativa actual, por lo que el próximo octubre todavía habrá cambio al horario de invierno.

El Ejecutivo comunitario anunció a principios de julio la puesta en marcha de una consulta en línea que se cerró el pasado 16 de agosto y que planteaba dos posibilidades: mantener el sistema actual de cambio de hora bianual en toda la UE, o abolirlo en todo el territorio comunitario. La Comisión ya ha advertido, no obstante, de que no impondrá a los Estados miembros la franja horaria a la que deben acogerse.

La iniciativa de Bruselas llega tras una resolución aprobada en febrero por el Parlamento Europeo que pedía “reevaluar las consecuencias en la salud” del cambio horario y valorar su posible supresión. Dicha resolución reconoce que no existen pruebas científicas concluyentes pero recalca que sí hay indicios que apuntan al efecto pernicioso del sistema actual. Asimismo, Finlandia y grupos de ciudadanos también han pedido al Ejecutivo comunitario la abolición del cambio.

La Comisión, en cualquier caso, no se plantea romper la armonización que existe desde el año 2001 por la cual los 28 Estados miembros de la UE cambian su hora a la vez en marzo y en octubre, ya que si los países se inclinasen de manera unilateral por una u otra opción perjudicaría el funcionamiento del mercado interior, entre otras cuestiones.

EL 76% DE LOS EUROPEOS CREE TENER EXPERIENCIAS NEGATIVAS

Los resultados preliminares muestran que el 76% de los ciudadanos europeos que han participado en la consulta aseguran tener una experiencia negativa o muy negativa en relación con el cambio de hora. Las principales motivaciones de los participantes para eliminar el cambio son el impacto negativo en la salud, el aumento de los accidentes de tráfico o la falta de un ahorro significativo de energía.

Si bien los datos apuntan a que la mayoría de ciudadanos de todos los Estados miembros abogan por acabar con el sistema actual, las cifras de participación difieren entre unos países y otros. En España, Irlanda o Países Bajos apenas ha votado alrededor del 0,20% de la población total frente a Alemania o Austria donde ha votado el 3,79% y el 2,94% respectivamente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.