FLICKR / EDWARD ZULAWSKI

La proteína E3 de ubiquitina tipo 1, conocida como SMURF1 o ligasa de ubiquitina, puede usarse para evitar las recaídas en la cocaína durante un proceso de desintoxicación, según ha revelado un estudio preclínico de la Universidad de Buffalo (Estados Unidos), publicado en ‘Biological Psychiatry’.

Este tipo de proteína regula la degradación de conjuntos específicos de otras proteínas de una forma selectiva, lo que puede hacer que, si se dirige a otra proteína, “pueda modularse una vía de señalización sin dirigirla directamente”, ha explicado el director del estudio, el doctor Craig Werner.

Según ha arrojado el trabajo, realizado con animales de laboratorio, la adicción a la cocaína comporta un descenso de SMURF1. Después de la adicción, cuando los animales estaban sometidos a una privación de cocaína durante el proceso de desintoxicación, también hubo una reducción en la proteína.

“Pensamos que las células usan esta proteína, y todas las que interaccionan con ella, para mantener al adicto vulnerable a la recaída”, ha explicado Werner, por lo que “conjeturamos que si incrementábamos la SMURF1, podríamos hacer a los animales menos vulnerables a la recaída” en la droga.

“La meta es saber cómo puede volverse a una expresión de no enfermedad o, en este caso, cómo devolver las neuroadaptaciones del paciente al estado de no adicto”, ha continuado el investigador.

Así, los investigadores usaron una terapia génica viral para sobreexponer la proteína y los animales que habían estado expuestos a la cocaína, efectivamente redujeron su comportamiento reincidente. Lo que hicieron, en palabras del investigador principal, fue revertir lo que la cocaína hace en el cerebro revirtiendo los niveles de SMURF1.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.