Un ensayo coordinado por la Universidad de Birmingham (Reino Unido) ha identificado un medicamento analgésico alternativo que podría reducir “significativamente” el número de mujeres que requieren una epidural para dar a luz.

En el ensayo ‘RESPITE’, los investigadores compararon dos medicamentos administrados para el control del dolor en el parto: petidina y remifentanil PCA. Se asignó a las mujeres aleatoriamente a uno de los dos analgésicos y los investigadores luego evaluaron cuántas de estas mujeres necesitaron más adelante una epidural. En total, ha involucrado a 400 mujeres que dieron a luz en 14 hospitales del Reino Unido entre mayo de 2014 y septiembre 2016.

“Si bien la petidina se usa comúnmente en el parto, su eficacia en términos de alivio del dolor ha sido cuestionado durante mucho tiempo, y sus deficiencias son más serias cuando se las compara con los efectos secundarios conocidos que incluyen a las mujeres que se sienten sedadas y con náuseas. Además, también puede transferirse al bebé a través de la placenta produciendo efectos secundarios”, explica el investigador principal del estudio, Matthew Wilson.

Los resultados de la prueba, publicados este lunes en la revista ‘The Lancet’, muestran que la mitad del número de mujeres en el grupo remifentanil PCA pasó a requerir una epidural, en comparación con el grupo de petidina. De las 199 mujeres que recibieron petidina, 81 (41%) pasaron a pedir una epidural, frente a solo 39 (19%) de las 201 mujeres a las que se administró remifentanil PCA.

“Nuestro estudio ha demostrado que remifentanil PCA es seguro cuando se administra bajo la supervisión correcta. Más mujeres necesitaron oxígeno adicional durante su parto con remifentanil PCA, pero no hubo diferencia en la sedación que sentían las mujeres. Tampoco hubo diferencia en la salud de los bebés nacidos de mujeres que recibieron remifentanil PCA, lo que fue muy tranquilizador”, añade Wilson.

Los investigadores ahora esperan ver un cambio en las pautas clínicas para incorporar el uso más rutinario de remifentanil PCA. “RESPITE esencialmente se propuso examinar si había una alternativa más efectiva a la petidina que es segura, fácil de administrar y, en última instancia, podría reducir el número de mujeres que tienen una epidural. Esperábamos menos mujeres a las que se les había administrado PCA de remifentanilo para someterse a una epidural, pero no preveíamos demostrar que la tasa epidural se podía reducir a la mitad”, indica otra investigadora, Christine MacArthur.

El ensayo también ha demostrado que el puntaje de dolor promedio que reportaron las mujeres durante su parto, en una escala de cero a cien, fue significativamente menor en el grupo de remifentanil PCA, y que la satisfacción de las mujeres con su alivio del dolor y su efectividad fue significativamente mayor en este fármaco que en el grupo comparado con petidina.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.