El Gobierno de Honduras ha declarado este miércoles el estado de emergencia en una zona del país por una sequía que ha causado la pérdida de cosechas y ha pedido ayuda internacional para atender con alimentos a más de 300.000 personas que se han visto fuertemente afectadas, según han informado funcionarios.

El estado de emergencia ha sido declarado en una zona, cerca de la frontera con El Salvador, en la que viven alrededor de un millón de personas, llamada “Corredor Seco”. En torno 325.000 personas que viven de sus cosehas han perdido el 80 por ciento de sus cultivos, según han señalado organismos estatales de socorro.

“Declaramos emergencia en el Corredor Seco para suplir con fondos nacionales asistencia alimentaria a los productores severamente afectados y obtener ayuda internacional para atender las secuelas del fenómeno”, ha afirmado el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

El mandatario ha anunciado, además del envío de alimentos, semillas mejoradas de frijoles y maíz y fertilizantes para el cultivo de granos para la cosecha entre agosto y noviembre, la construcción de lagunas para el depósito de agua a lo que se destinaría unos 4,1 millones de dólares de fondos locales.

“Se adoptan medidas para evitar que personas en riesgo de hambruna por la pérdida de sus cosecha vayan a pasar hambre”, ha señalado la coordinadora general del Gobierno, Martha Doblado.

A finales de julio, El Salvador también declaró alerta roja por una severa sequía que afecta al país desde junio y que ha dejado pérdidas millonarias en el cultivo de maíz.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.