El ayuntamiento valenciano de Gandia ha abierto en la planta baja del consistorio una oficina de atención a los afectados por el incendio de Llutxent y pedirá al Gobierno la declaración de zona de emergencia, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Así, ha abierto una oficina para atender a los afectados por este incendio, que ya ha calcinado el momento 2.639 hectáreas y ha obligado a desalojar a 2.500 personas de la zona de La Drova y las urbanizaciones de Montesol y Montepino y a la población de Pinet,
para “dar respuesta a todas las necesidades y emergencias con la misma contundencia que se ha producido el fuego”.

Asimismo, ha convocado este miércoles un pleno extraordinario para solicitar al Consejo de Ministros la declaración de zona de Emergencia con el objetivo de “conseguir las ayudas para reparar los daños de carácter medioambiental y personal que se contemplan para este tipo de situaciones catastróficas”, según ha informado este miércoles el consistorio en un comunicado.

Del mismo modo, ha constituido el Cecopal (Centro de Cooperación Operativo de Emergencias Locales) y ha puesto en marcha un Puesto de Mando avanzado en permanente contacte con el CECOPI de Llutxent, según las mismas fuentes.

El Cecopal es un órgano formado por representantes de Policía Local, Bomberos, Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, técnicos municipales de prácticamente todas las áreas, la concejalía de Seguridad Ciudadana, la vicealcaldesa, Lorena Milvaques, y está presidido por la alcaldesa, Diana Morant.

Una de las primeras actuaciones del Cecopal será la puesta en marcha del puesto de mando avanzado local, que coordinará el operativo junto con el Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI).

Asimismo, desde el centro gandiense se establecerán las unidades de cálculo de daño forestal y material del incendio, de atención a las personas, se recogerá información de los afectados y también se valorará poner a su disposición viviendas municipales.

El incendio, que se originó por un rayo, se desbocó en la tarde noche de este martes al resgistrarse vientos superiores a los 90 kilómetros por hora en zonas muy concretas de Marxuquera. Una lengua de fuego entró con virulencia por un barranco ocasionando La Drova, Montesol, Montepino, la zona de la Rochera y la Ermita.

Las llamas, de momento, han arrasado 2.600 hectáreas, y han afectado a entre 10 y 20 viviendas. Los efectivos de emergencia dieron la orden de desalojar de manera inmediata las urbanizaciones y los residentes, o bien se desplazaron a viviendas de familiares o amigos o acudieron al Espai Baladre que ha habilitado el Ayuntamiento de Gandia donde se les tramitó el alojamiento en hoteles, según las mismas fuentes.

ALOJAMIENTOS

El lunes, de manera preventiva por el humo, se realizó un desalojo voluntario, una medida que, según ha remarcado la alcaldesa, “ha podido salvar muchas vidas”. Durante este martes el Ayuntamiento de Gandia gestionó el alojamiento de 260 personas entre hoteles y cámpings, además de las alrededor de 89 personas que pernoctaron en el Espai Baladre.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, ha manifestado que en estos momentos de dificultad, “la gente ha dado lo mejor de sí misma y ha demostrado un gran coraje frente a las adversidades y catástrofes, y ahora, las administraciones tenemos que responder con el mismo coraje y estar a su lado”.

“Mi corazón está con las familias, con la gente de esas casas, con los afectados, con los vecinos y pondremos todos los recursos para seguir protegiendo a las personas e intentar reparar la mayor cantidad de los daños posible”, ha garantizado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.