CEDIDA

Los políticos ingleses han propuesto hacer más flexible las leyes relacionadas con los cigarrillos electrónicos o ‘vaping’ cómo un método para dejar de fumar.

En concreto, han señalado que se podría incluir los cigarrillos electrónicos como prescripción médica para ayudar a los fumadores a dejarlo, puesto que se estima que el ‘vaping’ es un 95 por ciento menos dañino que fumar cigarros convencionales, según ha expuesto el comité de ciencia y tecnología del Parlamento Británico, quienes ven “grandes beneficios de salud”.

Los parlamentaristas se han basado en un estudio, realizado por distintos investigadores de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, donde se demostró que encontró que el vapor estos cigarros puede causar cambios adversos en las células pulmonares.

Pero los políticos llegaron a la conclusión de que el balance claramente favorecía el ‘vaping’ ante el tabaco e instaba a una mayor indulgencia regulatoria para permitir la publicidad de los beneficios relativos de los cigarrillos electrónicos.

“Las preocupaciones de que los cigarrillos electrónicos podrían ser una puerta de entrada al tabaquismo convencional, incluso para los jóvenes no fumadores, no se han materializado. Si se usan correctamente, los cigarrillos electrónicos podrían ser un arma clave en el NHS (Servicio Nacional de Salud) para dejar de fumar en el arsenal”, ha declarado el presidente del comité, Norman Lamb.

Por último, la organización ‘Acción sobre el Tabaquismo y la Salud’ ha acogido con satisfacción los hallazgos del comité y dijo que permitir que los cigarillos electrónicos sean recetados por los médicos podría ser particularmente importante para las personas con ingresos bajos y aquellos con altos niveles de adicción.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.