JAMES MOY

El piloto español Fernando Alonso continuó su idilio con el Mundial de Resistencia (WEC) al imponerse este domingo con su Toyota número 8 en las 6 Horas de Silverstone, un tres de tres después de las victorias en Spa y Le Mans que le afianza en el liderato.

Junto al suizo Sébastien Buemi y al japonés Kazuki Nakajima, el asturiano llegó a la mitad de la prueba en primera posición. Sin embargo, Nakajima no las tuvo todas consigo después del ecuador de la prueba británica y José María ‘Pechito’ López puso líder al coche 7 de Toyota.

La accidentada salida, con protagonismo negativo de la escudería Rebellion Racing, había ya confirmado la condición de favoritos que tenían los Toyota Hybrid. Sus dos coches dominaron la prueba, con el número 7 alcanzando una ventaja de 20 segundos que parecía decisiva a poco más de hora y media para la bandera a cuadros.

Parecía entonces que tocaba echar cuentas con la general del WEC, después de un buena actuación de Alonso y Buemi durante las primeras horas. El español se las tuvo con el británico Mike Conway, pero logró alanzar el liderato de la prueba mediada la tercera hora, sin distraer su concentración con accidentes o liebres en la pista.

Sin embargo, las 6 horas daban para mucho, y los problemas de Nakajima cambiaron el panorama. Buemi, que comprometió la victoria en Le Mans hace dos meses, se desquitó iniciando la remontada. El italiano, piloto también de la Fórmula E, se echó encima del Toyota 7 de Kamui Kobayashi desde la penúltima parada en ‘boxes’.

Ahí el LMP1 del japonés necesitó cambiar la parte trasera y gastó un tiempo que comenzó a pasarle presión, cometiendo errores como una salida de pista que dañó el coche. La última hora fue un continuo recorte de tiempo del monoplaza 8 de Toyota, hasta que, a 48 minutos del final, tomó la delantera que no hizo sino crecer, ya de 11 segundos con media hora por delante.

De esta forma, Alonso consigue su tercera victoria en tres carreras del Mundial de Resistencia, después de ganar en mayor en las 6 horas de Spa, su primera victoria en cinco años, y hace dos meses en las míticas 24 horas de Le Mans. El doble campeón del mundo de Fórmula 1, que esta semana anunció su ausencia el próximo año en el ‘Gran Circo’, encontró de nuevo el sabor de la victoria en esta aventura paralela que puede convertirse en plena en 2019.

El asturiano no se baja de lo más alto y camina firme hacia uno de sus objetivos, ganar un Mundial de Resistencia que ahora lidera junto a Buemi y Nakajima con una carrera (de 6 horas) –26 puntos– de ventaja sobre Conway, ‘Pechito’ y Kobayashi, aún con 5 pruebas por delante. El otro es la Triple Corona, como campeón del mundo de F1 y Le Mans, para la cual solo le quedan las 500 millas de Indianápolis.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.