RENAULT/ACTION IMAGES/AI PROJECT

Los Mundiales de 2005 y 2006, con Renault, figurarán para siempre como los momentos claves del piloto español Fernando Alonso en la Fórmula 1, que abandonará al final de esta temporada después de 17 años de carrera en los que ha logrado además 32 victorias, 22 ‘pole positions’, 97 podios y tres subcampeonatos.

Tras su breve debut y paso por Minardi, el asturiano recaló en 2002 en Renault como probador, de la mano de su principal valedor en la Fórmula 1, Flavio Briatore. Allí firmó, en 2003 y en el Gran Premio de Hungría, su primera victoria en la competición, que le convertía en ese momento en el piloto más joven en ganar una prueba en el ‘Gran Circo’. 2004 supuso el año de su confirmación, antes de tocar por primera vez el cielo.

2005, EL PRIMER TÍTULO

Junto a la marca francesa, Alonso supuso un verdadero cambio de aires en la Fórmula 1, que por entonces vivía la ‘dictadura’ de un Michael Schumacher que se había proclamado campeón en las últimas cinco ediciones. El siglo XXI no había conocido a otro vencedor que no fuese el alemán.

Con su victoria en el segundo Gran Premio del año, en Malasia, el ovetense se convirtió por primera vez en su vida en líder del Mundial de pilotos, una posición que afianzó con sus triunfos en las dos carreras siguientes, en Baréin y en San Marino, donde aguantó estoicamente el asedio de Schumacher durante 40 vueltas.

La regularidad en las citas de España -segundo-, Mónaco -cuarto- y el nuevo primer puesto del Gran Premio de Europa precedieron al primer momento de tensión en el campeonato, con la retirada en Canadá y el polémico abandono multitudinario en el calentamiento en Estados Unidos por problemas con los neumáticos Michelin.

Por detrás presionaba, sobre todo, el finlandés Kimi Raikkonen, entonces en McLaren. Francia y Alemania volvían a ver a Alonso en lo más alto, mientras el escandinavo se llevaba las pruebas de Hungría -donde el asturiano fue undécimo-, Turquía y Bélgica. Llegaba entonces Interlagos.

Allí, el 25 de septiembre, el español llegó con la posibilidad de proclamarse matemáticamente campeón del mundo. Con toda España pegada al televisor, Alonso, con un tercer puesto en una carrera ganada por el colombiano Juan Pablo Montoya, se convertía en el campeón más joven de la Fórmula 1 -24 años-. Aún le restaría ganar en el epílogo del campeonato, en China, para otorgar a Renault el Mundial de constructores. Así, cerraba el año con siete victorias y 15 podios en 19 pruebas.

2006, BICAMPEÓN

Con la vitola de campeón, Alonso emprendió un Mundial en el que empezó como una exhalación; hasta la décima carrera, no se bajó del podio, imponiéndose en el estreno en Baréin y las citas de Australia, España -siendo el primer español en ganar en casa-, Mónaco, Gran Bretaña y Canadá, estas cuatro últimas de manera consecutiva.

Ferrari denunció entonces a Renault por el uso del mass-damper y creó una crisis en el equipo galo. En ese momento, Schumacher comenzó a remontar la desventaja, aprovechando el desconcierto en el equipo del asturiano, y se impuso en Indianápolis, Magny-Cours y Hockenheimring.

Los nervios se dejaron sentir en Renault, que frustró la carrera de Alonso en Hungría por culpa de una tuerca mal colocada. Tras el segundo puesto en Turquía, el asturiano volvía a abandonar en Italia por la rotura del motor. Su segundo puesto en China por detrás de Schumacher apretaba más la general, pero entonces llegó Japón.

En Suzuka, Schumacher, a falta de 17 vueltas y cuando lideraba la carrera, rompió el motor y Alonso se alzó con el triunfo. Quedaba de nuevo Brasil, que se convirtió en una mera formalidad y donde un segundo puesto le bastó para proclamarse bicampeón. El germano, por su parte, abandonaba el Mundial por primera vez, ya que regresaría a la Fórmula 1 en 2010.

2010, VETTEL LE ARREBATA EL MUNDIAL EN ABU DABI

Después de años tumultuosos en McLaren por su relación con Lewis Hamilton, el estreno en Ferrari no pudo ser mejor; en la primera cita, en Baréin, se llevó la victoria al adelantar a un joven Sebastian Vettel -que ganaría dos carreras después en Malasia-.

Sin embargo, la gira asiática frenó la euforia; un toque en la salida en Australia, un decimotercer puesto en Malasia y el error al saltarse la salida en China lastraron sus opciones, recuperadas parcialmente en España -segundo- y Canadá -tercero-. En la llegada a Europa, sorprendió también remontando desde la 24ª a la sexta plaza en Mónaco.

Las órdenes de equipo le permitieron ganar, por delante de su compañero Felipe Massa, en Alemania, y en Hungría fue segundo. Su retirada en Bélgica parecía dejarle fuera de la lucha, pero un fantástico final de campeonato le permitió llegar vivo y favorito a la resolución del campeonato.

Así, tras ganar en Italia, Singapur y Corea y ser tercero en Japón y Brasil, Alonso llegó con la pelota en su tejado a Abu Dabi, última cita. Tenía ocho puntos de ventaja sobre Mark Webber, 15 sobre Vettel y 24 sobre Hamilton, pero su mala estrategia para frenar al australiano no le permitió centrarse en las opciones del germano, que ganó la carrera e hizo inútil su séptimo puesto. Vettel levantaba así su primer Mundial.

2012, OTRA VEZ POR DETRÁS DE VETTEL

En un curso en el que firmó tres victorias -Malasia, Europa y Alemania-, la regularidad, sobre todo en el tramo final, y la multitud de ganadores diferentes en las primeras citas permitieron a Alonso disputar el campeonato a Vettel. Ferrari estaba lejos de los McLaren y los Red Bull, pero aún así pudo dar la cara.

Fue en Valencia, sede del Gran Premio de Europa, donde el del Oviedo firmó, quizás, la mejor carrera de su vida; remontó diez posiciones para llevarse el triunfo, que, unido a los abandonos de Vettel, Grosjean y Hamilton, le otorgó de nuevo el liderato del Mundial.

La segunda plaza de Gran Bretaña y la primera de Alemania le permitieron retenerlo, e incluso tras la quinta posición de Hungría se mantuvo al frente con 40 puntos con respecto a Webber. Las accidentadas retiradas en Bélgica y Japón parecían acabar con sus opciones, pero sus cuatro podios consecutivos a continuación hicieron que pudiese pelear por el título el Brasil. En Interlagos, Alonso terminó segundo, pero a Vettel le bastó un sexto lugar para arrebatarle la gloria por tres puntos.

2013, ÚLTIMO SUBCAMPEONATO

2013 fue un año de dominio aplastante de Vettel, que consiguió su cuarto subcampeonato con Red Bull gracias a sus 13 victorias en las 19 carreras celebradas. 155 puntos separaron al alemán del español, segundo clasificado aquel año.

Así, Alonso fue el primero de los mortales, con 43 unidades de ventaja sobre el tercero, Mark Webber, al final de la temporada. En total, se impuso en las citas de China y España y se subió nueve veces al podio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.