REFP

El equipo español de piragüismo logró este sábado otras dos medallas en el Campeonato del Mundo de Esprint 2018 que se está disputando en la localidad portuguesa de Montemor o Velho, gracias a la plata en K2 200 y el bronce en K4 1000.

Después de la plata el viernes en el K2 1000 de Paco Cubelos e Iñigo Peña, España aumentó a tres podios su palmarés un día después. Los vigentes campeones olímpicos de K2 200, Saúl Craviotto y Cristian Toro, se proclamaron subcampeones del mundo, a dos décimas del oro que se quedaron los húngaros Márk Balaska y Balázs Birkás.

La dupla española ganó en un apretado final a los serbios Nebojsa Grujic y Marko Novakovic para quedarse con la plata. Después de la ceremonia de medallas, Toro aprovechó para una emotiva pedida de matrimonio a su pareja. Craviotto y el gallego se centran ahora en su principal objetivo en aguas portuguesas, el K4 500 que comparten con Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade, vigentes campeones de Europa.

Además, el K4 1000 metros de Paco Cubelos, Iñigo Peña, Pelayo Roza y Rubén Millán logró el cuarto podio de la prueba en la historia de los Mundiales para España, 40 años después de su último metal tras tres citas seguidas subiendo al podio. Alemania y Serbia cruzaron la meta en primera y segunda posición.

Por otro lado, Roi Rodríguez tuvo que conformarse con el quinto puesto en la final de K1 1000 metros, a pesar de estar en puestos de podio durante gran parte de la prueba, en la misma pista en la que el doble medallista este año en la I Copa del Mundo se proclamó campeón del mundo sub23 en 2015 en K1 y también en K4 1000.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.