EP

Enrique Solis ha querido narrar el que considera el viaje de su vida a La Razón. El hijo pequeño de Carmen Tello ha explicado a la periodista Teresa Barrios lo mucho que disfrutó en una escapada de fin de semana largo que hizo a Marruecos con sus amigos.

“Cogimos el ferry a Tánger e hicimos noche en Midelt. Al día siguiente seguimos rumbo al desierto y nos alojamos en un hotel del grupo Xaluca en Tombuctú. Está en mitad del desierto y desde allí comenzó el recorrido: dos etapas de dunas con paisajes increíbles, piscinas naturales en mitad de un oasis, una noche en una duna… Es una experiencia inigualable. La naturaleza y tú”, explica Solís a La Razón.

Un viaje de ensueño que se torció en una de las etapas de 300 km que hacían en moto: “Me pasó algo que ahora parece gracioso pero no lo fue tanto. Al volver de una de las etapas, vi de lejos el oasis donde comíamos y, ante mi hambre, dejé al grupo para ir más rápido”.

Una decisión que no fue nada acertada: “Cuando te metes en dunas no tienes referencias de nada y me perdí. Y me quedé sin agua y sin gasolina. No sabía si llorar o qué. Me tumbé en el suelo para no gastar energía y consiguieron encontrarte tras dos horas tirado al sol. Me pasó por tonto”.

Un tremendo susto que ahora recuerda con una sonrisa pero que le llevó a vivir momentos de desesperación. Afortunadamente todo quedó en una anécdota.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.