Foto: Reuters

Un tribunal ruso ha condenado al opositor Alexei Navalni a 30 días de cárcel por incumplir la ley vigente sobre manifestaciones, después de seguir adelante con una protesta el pasado 28 de enero a pesar de que las autoridades no le habían concedido los permisos necesarios.

Navalni, que fue detenido el sábado, ha asegurado ante el tribunal que su último arresto no se debe al caso de enero, sino a un supuesto interés de las autoridades para impedir que participe el 9 de septiembre en una manifestación contra los planes del Gobierno de elevar la edad de jubilación.

El dirigente opositor ha sido detenido y encarcelado en innumerables ocasiones por convocar manifestaciones en todo el país contra el actual presidente ruso, Vladimir Putin. Ya fue condenado a otros 30 días en mayo por convocar manifestaciones en 90 localidades bajo el lema “Putin no es nuestro zar”, en protesta por la reelección del presidente.

Putin, de 65 años, lleva en el poder, ya sea como presidente o primer ministro, desde el año 2000. Frente a quienes lo consideran como el padre de la nueva Rusia, sus detractores han denunciado un ambiente represivo contra cualquier atisbo de disidencia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.