La Dirección General de Turismo ha levantado un total de 142 actas en establecimientos de oferta complementaria de restauración de Mallorca, 44 de ellas por no estar inscritos en la Conselleria de Turismo y 98 por no cumplir con otros requisitos de la normativa actual.

Según han informado este viernes, este es el resultado de una campaña de inspección realizada durante varias noches de junio y julio en locales de Alcúdia, Cala Ratjada, el Arenal, Cala Millor y Magaluf.

El cuerpo de inspección de la Conselleria ha visitado 449 locales, entre los cuales había restaurantes, bares, salas de fiesta, salas de baile, discotecas, cafés concierto y otros establecimientos de restauración que tienen actividad principalmente en horas nocturnas.

Así, se detectó que 44 establecimientos eran ilegales a efectos de normativa turística, ya que no constaban en el registro de Turismo, es decir, no habían presentado la declaración responsable de inicio de actividad (que se conoce como Driat). Esta es una infracción cuya sanción puede oscilar entre los 4.001 y los 40.000 euros.

El resto de actas levantadas corresponden a locales que incumplían obligatoriedades como disponer de hojas de reclamación, exhibir los distintivos del tipo de categoría al cual pertenecen o informar a la administración de cambios en la propiedad. La sanción para las infracciones leves podría ser de hasta 4.000 euros.

En esta campaña de inspección turística se ha incidido especialmente sobre las zonas con más establecimientos de este tipo y afluencia de visitantes y se enmarca en las acciones de control que se hacen cada año desde la Conselleria en diferentes zonas turísticas.

El año pasado se visitaron 229 establecimientos de Playa de Palma y Magaluf y se levantaron 41 actas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.