El joven sevillano de 33 años, cuyo cadáver fue descubierto en la piscina de un hotel de Santa Eulalia del Río (Ibiza), no falleció ahogado, según ha informado a Europa Press la Guardia Civil.

Según ha explicado el Instituto armado, tras practicársele la autopsia, se está a la espera de los resultados que determinen si algún tipo de sustancia pudo provocar la muerte del joven, en cuyo cuerpo no se apreciaron signos de violencia.

El fallecido no era cliente del hotel y horas antes de morir se había encontrado con su pareja sentimental, cuya identidad no ha trascendido.

Su cadáver fue descubierto pasadas las 06.30 horas de este martes en la piscina de un hotel ubicado en la avenida Punta Arabí de Es Canar.

A pesar de que efectivos sanitarios y la Policía Local le practicaron labores de reanimación durante más de una hora, no fue posible salvar su vida.

La Guardia Civil está investigando las circunstancias que rodean la muerte de este hombre, que residía en la zona desde hacía unos días.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.