FOTOGRAMA CAMP

Durante el verano nuestras rutinas se ven modificadas. El relax, las vacaciones y los cambios de temperaturas, hacen que nuestros hábitos se transformen. Esta alteración en nuestras costumbres y modo de vida durante la época estival, tiene gran repercusión en nuestra salud.

Nuestros dientes, como es sabido, pueden ser foco de posibles enfermedades y futuras patologías, si no se tiene una buena salud bucal, debido muchas veces a la rutina de cuidado y hábitos correctos. Al igual que nuestro cuerpo, nuestros dientes necesitan ser revisados tras los excesos y cambios del verano. Es fundamental volver a las prácticas de higiene y a los buenos hábitos. Es importante revisarlos y, si notamos dolor o síntomas anormales en nuestra boca, es básico acudir al dentista, ya que si no se pusiera remedio, el problema podría ser mayor en un futuro.

Junto a Iván Malagón, uno de los odontólogos más reconocidos de nuestro país, te traemos un decálogo de malas costumbres que debemos evitar si quieres salvar tus dientes y prevenirlos de posibles problemas y enfermedades futuros. Son hábitos que debemos tener muy en cuenta y hacer todo lo posible por intentar modificarlos:

CUIDADO CON LO QUE BEBEMOS

Evitar beber con frecuencia bebidas carbonatas o zumos ácidos. Éstos, pueden descalcificar el esmalte de los dientes y provocan el desgaste prematuro. Tomar café y beber vino, es una costumbre que favorece la aparición de manchas en los dientes, que además, puede provocar el desgaste de la superficie de los dientes.

EL TABACO ¡ALERTA!

Fumar, además de ser perjudicial para nuestra salud, es muy negativo para la dentadura. La nicotina oscurece el esmalte y mancha los dientes. Puede provocar además enfermedades en las encías, que a su vez aflojan los dientes. Además, El tabaco provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas, disminuyendo la oxigenación de todo tejido, dando lugar al envejecimiento prematuro y ausencia de salud de los tejidos que rodean al diente.

PON AZUCAR A TU VIDA, ¡CON MODERACIÓN!

Las bacterias productoras de caries se nutren especialmente de los alimentos ricos en azúcares. Es importante reducir su consumo y cepillar los dientes inmediatamente. No sólo los caramelos y los dulces están compuestos por azúcar, también los refrescos tienen mucha cantidad, demás de contar los ácidos que contienen, y esto, afecta al esmalte de los dientes. Mucho cuidado con los “alimentos sin azúcar”, que son igualmente dañinos en exceso.

ALERTA AL NO CONSUMIR PROTEÍNAS

Son nuestros aliados. Debemos intentar aumentar el consumo de proteínas, calcio, flúor y vita minas A, C, D y K. Los alimentos proteicos ayudan a mantener el blanco de tus dientes: vegetales, manzana, queso, yogurt, uva y el limón -éste último, mezclado con sal y bicarbonato, es un buen blanqueador casero.

CUIDADO CON LOS HIDRATOS

Entre otros alimentos con carbohidratos, comer patatas fritas de paquete no es muy recomendable. El almidón que contienen se convierte en ácido, y este ácido puede atacar los dientes.

MALA HIGIENE

Una rutina de higiene es imprescindible. El cepillado debe realizarse tres veces al día y de forma vertical y circular con un cepillo de cerdas suaves. Iván Malagón recomienda usar pasta que tenga flúor, hilo dental y enjuague bucal para obtener una calificación de limpieza bucal de 10. La higiene contempla también la lengua y el paladar, además de masajear las encías con movimientos circulares en cada cepillado.

CUIDADO CON EL BRUXISMO

La costumbre de rechinar los dientes o apretarlos en exceso desgasta la superficie de los dientes y hasta puede llegar a aflojarlos. También afecta a la articulación de la mandíbula. A veces, es una costumbre que comienza en la infancia y en casos graves es necesario dormir con un protector especial. Usar los dientes como herramienta es un hábito muy negativo que puede llevar a desgastar e incluso se fracturar nuestra dentadura.

MORDERSE LAS UÑAS

Es peligroso sobre todo porque provoca microtraumatismos en los dientes (pequeñas roturas) y afecta mucho a la articulación de la mandíbula. Tampoco es muy recomendable morder hielo o lápices, ya que se pueden causar en los dientes daños irreparables.

NO DECORES TUS DIENTES

Las perforaciones y piercings son muy peligrosos para dientes, encías y lengua. El metal del pendiente puede provocar infecciones, enfermedades en las encías y hasta perdida de los dientes.

EVITAR EL ODONTÓLOGO

Es un gran error. Para comprobar que nuestra boca está sana, debemos visitar a nuestro odontólogo cada seis meses. Más allá de lo estético, una boca saludable nos permite masticar adecuadamente los alimentos y absorber los nutrientes, algo que repercute en el bienestar de todo nuestro organismo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.