FLIKR/STEVE SNODGRASS

El consumo de edulcorantes bajos o sin calorías no eleva la glucosa en sangre, según una revisión sistemática y metaanálisis realizada por investigadores de la Universidad de Illinois (Estados Unidos), que ha analizado 29 estudios aleatorizados controlados con un total de 741 participantes.

Esta revisión incluyó únicamente el aspartamo, la sacarina, los glucósidos de esteviol y la sucralosa, siendo la sucralosa y el aspartamo los dos más ampliamente utilizados. En la Unión Europea hay un total de 19 edulcorantes autorizados a partir de los criterios de seguridad evaluados y aprobados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

El objetivo del citado estudio, publicado en la revista ‘European Journal of Clinical Nutrition’, ha sido determinar y monitorizar, a partir de los resultados de los 29 estudios, la evolución de las concentraciones de glucosa en sangre en intervalos de 30 minutos durante 7 horas tras consumir edulcorantes bajos en o sin calorías.

Por otro lado, también se evaluó el efecto según el tipo de edulcorante, edad y estado de salud de los participantes. En relación con esto, el análisis mostró que el consumo de edulcorantes bajos en o sin calorías no incrementa los niveles de glucosa en sangre, cuyos valores disminuyeron gradualmente en el transcurso de la observación de su consumo.

La revisión científica incluyó el seguimiento del recorrido del nivel de glucosa durante los primeros 210 minutos tras la ingesta de edulcorantes bajos en o sin calorías, mostrando un descenso significativo en la glucemia a partir de los 120 minutos aproximadamente.

Por otra parte, no se encontraron diferencias entre el tipo de edulcorante (aspartamo, sacarina, glucósidos de esteviol y sucralosa) y su impacto sobre el índice glicémico; sin embargo, sí que se encontraron asociaciones en función de la edad, peso corporal y estado en relación a la diabetes de los participantes.

Según recoge el texto de este estudio, “la ausencia de impacto glicémico tras el consumo de edulcorantes bajos en o sin calorías hace de ellos una ayuda dietética potencialmente útil para las personas con diabetes o que estén llevando a cabo un régimen para la pérdida de peso”.

Asimismo, indican que serviría para reducir la ingesta de azúcar y adecuarse a las recomendaciones existentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Los edulcorantes bajos en o sin calorías proporcionan un sabor dulce con ninguna o pocas calorías, convirtiéndose en populares sustitutivos del azúcar, ya que su capacidad de endulzar es entre 30 y 1.000 veces superior que la de la sacarosa”, apostillan.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.