Foto: Reuters

El atletismo español saldó su participación en el Campeonato de Europa al Aire Libre de Berlín 2018 con 10 medallas –2 oros, 3 platas y 5 bronces– y en quinto puesto por posiciones de finalistas (25), demostraron su buena salud en medio del ciclo olímpico que mira con optimismo a los Juegos de Tokio 2020.

España compitió sin complejos y mantuvo el nivel de los últimos años, superando de hecho las 8 medallas y 19 finalistas del anterior Europeo de Ámsterdam 2016. La delegación récord de 96 atletas y grandes marcas respondió a las expectativas para seguir en el camino de superación y futuro prometedor.

La última jornada fue la de los maratones, los que dieron a España la novena y décima, en esa Copa de Europa integrada en el campeonato, con la plata del equipo masculino y el bronce del femenino. Eso sí, tuvo su lado amargo, ya que Javi Guerra se quedó a 13 segundos del podio, o con la despedida de Jesús España, sexto.

Por la tarde, el Estadio Olímpico cerró con apasionantes finales, pero que no ampliaron la cosecha. Pablo Torrijos, en triple salto, se codeó con los aspirantes al podio en los primeros saltos, pero terminó quinto con 16.74, a cuatro centímetros del bronce. En el 1.500 femenino, tanto Marta Pérez como Esther Guerrero sufrieron para mantener el fuerte ritmo que tomó la prueba desde el 400, y terminar en novena y undécima posición.

Además, Irene Sánchez ocupó –con su mejor marca personal 9:31.84– plaza de finalista al lograr el ‘Top 8’ de los 3.000 obstáculos. Del mismo modo se despidió como finalista el relevo 4×100 femenino, octavo en la final, después de superar la semifinal esta misma tarde a siete centésimas del récord que establecieron en los Juegos de Tarragona. El 4×100 masculino no alcanzó final.

Terminó así una semana marcada en el calendario, donde España respondió a las expectativas, a la línea ascendente de las últimas grandes citas. Por este orden, bronce Julia Takacs (50 kilómetros marcha), plata Fernando Carro (3.000 obstáculos), bronce Ana Peleteiro (triple salto), bronce Orlando Ortega (110 vallas), oro Álvaro Martín (20 kilómetros marcha), plata Diego García Carrera (20km marcha), oro María Pérez (20 km marcha), bronce 4X400 masculino, plata y bronce por equipos en la prueba de maratón.

La auto exigencia comenzó torcida de primeras, en un estreno el pasado lunes en el que cayeron en las eliminatorias los 10 atletas que compitieron. Además, hubo medallas de chocolate amargo, de las que duelen, como los cuartos puestos de Adel Mechaal en 10.000 metros, las decepciones en el 800 que lideraba Saúl Ordóñez y, sobre todo, el de Bruno Hortelano en los 200.

HORTELANO DA UNA LECCIÓN SIN MEDALLA EN EL 200

El hombre récord se marchó sin metal en la prueba en la que defendía el oro de Ámsterdam 2016. Aquel momento álgido de su carrera, al que siguió su intento de correr junto a Usain Bolt en los Juegos de Olímpicos de Río. Sin embargo, le tocó probar también lo más duro, un accidente de tráfico que no solo le afectó en lo físico.

Hortelano superó la depresión y las secuelas para no perderse la cita de Berlín, reapareciendo un par de meses antes y amasando nuevos récords nacionales de 200 y 400. Se le escapó el metal en la capital alemana por una centésima, pero sorprendió a todos con su amplia sonrisa después. “No salí del hospital para ganar una medalla, correr es una victoria”, dijo.

Tanto para él, como para un Óscar Husillos que no logró pelear por el podio en los 400, el desquite llegó en el 4×400, con un bronce histórico que a 100 metros del desenlace era oro. El propio Hortelano no logró rematar la faena, pero junto a Samuel García y Luca Búa confirmaron la entrada en escena de la velocidad española, dispuesta a soñar con Tokio 2020 junto al resto de compatriotas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.