EUROPA PRESS

El alcohol es la droga con más inicios de tratamiento en Catalunya en los últimos 20 años, y en 2017 representó el 43% de los 13.716 inicios de tratamiento en la red pública, seguido de la cocaína, que representa el 22%, la heroína (12,79%) y el cannabis (12,43%), ha explicado el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Joan Guix, en rueda de prensa este lunes.

La demanda de tratamiento por cocaína ha aumentado ligeramente en los últimos dos años, después de seis años de descenso gradual, pero la mayoría son crónicos y solo el 40% de los atendidos se tratan por primera vez –frente al 60% de hace diez años–, mientras que en la heroína solo el 12% son nuevos casos.

El cannabis presentó su máximo de nuevos casos en 2015 y desde entonces ha ido disminuyendo, mientras que el tabaquismo supuso el año pasado el 3,86% de los inicios de tratamiento, ante lo que ha remarcado la importancia de los equipos de prevención en atención primaria, que hacen que solo lleguen a la red de drogodependencias los más graves.

UNA ENFERMEDAD

Guix ha destacado que las adicciones son una enfermedad y “hace falta superar estigmas para poder tratar a los enfermos”, mientras que el subdirector de Drogodependencias, Joan Colom, ha añadido que el estigma es doble en mujeres, porque los estereotipos hacen que esté peor visto y que se esconda, y ha llamado a concienciar sobre que es solucionable si se dice.

“Solo atendemos entre el 20% y el 25% de las personas que tienen un problema” con el alcohol, que tiene un consumo muy superior al de otras drogas y socialmente hay una percepción de riesgo más baja, por lo que es más difícil reconocer la necesidad de iniciar el tratamiento, y a menudo pasan más años que en otras drogas.

Colom ha remarcado que el alcohol es la quinta causa de muerte en Catalunya y “provoca muchos daños a terceros, como accidentes, violencia y el síndrome alcohólico fetal”, además de afectar a varios ámbitos de la vida, como el trabajo y las relaciones, y ha augurado que cuando se tome conciencia de estas afectaciones, podrá alterarse la percepción de riesgo.

LA MAYORÍA, HOMBRES

El perfil genérico del paciente con drogodependencias es el de un hombre (78%) de entre 30 y 50 años, en el 84% de casos con nacionalidad española, y que tiene el doble de posibilidades de estar en el paro; tiene residencia estable entre el 80-90% de los casos -menos cuando consume heroína, en los que es inferior–, y estudios primarios o secundarios.

La atención especializada en drogodependencias en Catalunya tiene 62 centros de atención ambulatoria –los centros de atención y seguimiento, CAS–, y cuenta también con servicios de reducción de daños, como 16 centros y 11 salas de consumo, que han atenido a 6.243 usuarios, y aunque se han dado 157 sobredosis en 2017, ninguna terminó en muerte.

El 37% de los pacientes atendidos en la red pública es positivo en VIH y el 64% ha sido expuesto al virus de la hepatitis C, y Guix ha remarcado el papel de los centros de reducción de daños en la prevención de enfermedades, que han distribuido 528.209 jeringas estériles en un año.

1.300 MENORES DE EDAD

Del total de urgencias atendidas por el Servei d’Emergències Mèdiques (SEM) en 2017 (921.578), el consumo de drogas ha provocado el 2,36% (21.740), y entre estos, el 84% ha sido por alcohol (18.000), y han destacado que se han atendidos 1.300 menores de edad, con más intoxicaciones en chicas entre 12 y 16 años.

Se considera consumo de riesgo de alcohol cuando se da en menores de 16 años, o cuando se toman unas 4 consumiciones diarias tipo cerveza o vino en hombres y dos en mujeres, ha explicado Colom, que ha añadido que a menudo se dan cinco bebidas en un fin de semana, y aunque consumo de riesgo no es alcoholismo, sí que es algo que hay que trabajar para reducir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.