Los Mossos d’Esquadra han detenido este viernes a un vendedor del ‘top manta’ como presunto autor de una agresión a un turista norteamericano y a su familia la semana pasada en la plaza de Catalunya de Barcelona, ha informado el cuerpo policial en un comunicado.

Los investigadores han localizado al sospechoso en el barrio barcelonés del Besòs, en el distrito de Sant Martí, y lo han arrestado por presuntos delitos de lesiones y desórdenes públicos, mientras que la investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones.

Los agentes, en colaboración con la Guardia Urbana, identificaron al detenido a partir de la información aportada por las víctimas y las imágenes obtenidas por personas que presenciaron los hechos en directo.

Contactaron con los afectados, que presentaron denuncia el pasado viernes, a través de gestiones realizadas con el Consulado de los Estados Unidos en Barcelona y abrieron una investigación.

Un grupo de manteros presuntamente agredió al hombre y a su familia cuando intentaban mediar en una discusión que previamente se había iniciado entre los vendedores ambulantes y otras personas.

El turista sufrió heridas en la cabeza y fue trasladado al hospital donde fue dado de alta tras ser atendido por los servicios sanitarios, mientras que dos miembros de su familia recibieron diferentes golpes y contusiones, y también denunciaron los hechos.

El turista agredido, José Bravo, aseguró en declaraciones a los medios que le atacaron después de que defendiera a una mujer que estaba siendo increpada –según él, también recibió patadas–, y que entonces empezaron a golpearle: “Venían en grupos de todas partes. Me empezaron a atacar con cinturones”.

EL SINDICATO MANTERO NIEGA LA VERSIÓN

El portavoz del Sindicato Mantero-Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, Lamine Sarr, leyó este jueves en la plaza de Catalunya de Barcelona un comunicado en el que la organización negó la versión del turista afirmando que fueron los viajeros los que atacaron primero a los vendedores ambulantes.

Explicó que todo empezó cuando “unos hombres borrachos estaban regateando con un mantero” y que llevaban una botella de cerveza e insistían en pagar un precio que el vendedor no quería aceptar.

Según su versión de los hechos, el mantero les invitó a marcharse y al darse la vuelta “le pegaron dos golpes con la botella al mantero”, lo que le causó heridas en la nuca y en la espalda porque estaba rota.

“Los compañeros manteros acudieron a ayudarle y apareció José Bravo, el estadounidense que intervino de forma violenta contra nuestros compañeros”, indicó, y aseguró que fue después de esta situación cuando los manteros presentes actuaron de forma agresiva.

“Los compañeros lo empujaron para evitar que siguiera con su violencia, pero no lo hizo, además intervino una persona que estaba con él”, por lo que se produjo la agresión al turista, que afirmó que lamentan, además de condenar cualquier tipo de violencia.

“Sobre todo porque somos conscientes de cómo aumenta la negrofobia ante el hecho de no dejarnos maltratar”, añadió, y pidió la difusión de imágenes de cámaras de seguridad para que se puedan ver los hechos desde el principio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.