Varios expertos han descubierto que especie bacteriana, que puede causar infecciones en los hospitales, se está volviendo cada vez más tolerante a los alcoholes utilizados en los desinfectantes para lavarse las manos, tras haber analizado a diferentes pacientes en dos hospitales australianos.

En concreto, este hallazgo, que lleva detrás 19 años de estudio, muestra que la especie ‘enterococcus faeciumse’ se está adaptando a un pilar principal del control de infecciones utilizado en las instalaciones sanitarias de todo el mundo, como son los alcoholes desinfectantes.

Sin embargo, este tipo de bacteria también es resistente a varios fármacos; por lo que las infecciones han aumentado a pesar del uso de desinfectantes de alcohol, y actualmente representan una de las principales causas de infecciones adquiridas en los hospitales, según han informado los expertos.

Por todo ello, los hospitales han adoptado unos procedimientos de higiene más estrictos con el fin de evitar que los microbios peligrosos infecten a los pacientes; estos procedimientos a menudo implican el uso de lavados y lavados de manos que contienen desinfectantes a base de isopropilo o alcohol etílico.

CASI 20 AÑOS DE ESTUDIO

Esta situación fue el motivo por el que Sacha Pidot y sus colegas comenzaron a investigar si dicha bacteria podría estar desarrollando resistencia a los alcoholes utilizados en los lavados a mano, puesto que ya he sucedido con otras bacterias como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

Se examinaron 139 islamientos de faecium o muestras bacterianas aisladas, recolectados previamente entre 1997 y 2015 en dos hospitales en Melbourne, Australia, y se estudió qué tan bien sobrevivía cada aislado cuando se lo exponía al alcohol isopropílico diluido.

Los aislamientos recolectados después de 2009 fueron en promedio más tolerantes al alcohol en comparación con las bacterias tomadas antes de 2004. Los autores sembraron diferentes faecium, se aislaron en el piso de las jaulas de los ratones y descubrió que los aislados tolerantes al alcohol colonizaban mejor las entrañas de los ratones que estaban alojados en las jaulas después de limpiarlas con toallas de alcohol isopropílico.

En conclusión, el análisis del genoma bacteriano ha revelado que los aislados tolerantes albergaban varias mutaciones en genes implicados en el metabolismo que conferían una mayor resistencia al alcohol.

Los autores han señalado que es necesario examinar los aislados de hospitales en otras regiones geográficas antes de poder extraer conclusiones importantes. Sin embargo, los resultados han indicado que los esfuerzos globales para mitigar la resistencia bacteriana deberían considerar cómo los microbios pueden adaptarse no solo a las drogas, sino también a los alcoholes y otros ingredientes utilizados en los desinfectantes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.