RMIT UNIVERSITY/PETER CLARKE

Nuevos ensayos del Instituto Real de Tecnología de Melbourne (Australia) realizados en un sensor avanzado de detección de gases que se puede tragar han revelado que el dispositivo es 3.000 veces más preciso que un test de aliento, la tecnología actual utilizada para diagnosticar muchos trastornos intestinales.

Este dispositivo, una cápsula del tamaño de una píldora de vitaminas, actualmente comercializada por Atmo Biosciences, detecta y mide en tiempo real el hidrógeno, dióxido de carbono y oxígeno en el intestino. Después, envía esta información a un teléfono móvil.

El coinventor de la cápsula, Kyle Berean del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, señala que “la tasa de diagnósticos falsos positivos y falsos negativos que dan las pruebas de aliento es un problema real en gastroenterología”. Por eso, considera que ser capaz de medir estos biomarcadores en concentraciones más de 3.000 veces mayores que las pruebas de aliento es un logro “bastante asombroso”.

Los gases intestinales se utilizan actualmente para diagnosticar trastornos, incluido el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés) y la malabsorción de hidratos de carbono.

El coautor del estudio e inventor de la cápsula, el profesor Kourosh Kalantar-zadeh, señala que los resultados mostraron una alta sensibilidad y una relación señal/ruido al medir la concentración de hidrógeno intestinal, proporcionando información valiosa en el sitio de producción de gas intestinal. “Esto nos da la confianza de que nuestra nueva tecnología podría resolver muchos misterios del intestino y ayudar a la gran parte de la población que no ha podido encontrar un diagnóstico o tratamiento útil para sus síntomas”, argumenta.

Los hallazgos de los primeros ensayos en humanos revelaron que el estómago libera sustancias químicas oxidantes para romper y vencer los compuestos extraños que permanecen en el estómago durante más tiempo de lo normal. Este segundo trabajo hizo una comparación directa entre la medición de la producción de hidrógeno en el intestino a través de la cápsula de detección de gas y la medición indirecta a través de pruebas de aliento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.