Una moto eléctrica de alquiler estuvo a punto de prender este fin de semana en plena vía pública mientras era utilizada por el cliente quien, al percatarse de lo que ocurría, la abandonó en la calle y no avisó a los bomberos porque, dijo, “no pasa nada”.

Los hechos ocurrieron sobre las 13:00 horas a la altura del hotel Playa de Palma.

Según un testigo, la moto la conducía un hombre que formaba parte de un grupo de unas nueve personas de edades comprendidas entre los 30-35 años de edad y que estaban dando una vuelta por la zona con vehículos similares.

En un momento dado, el de uno de ellos comenzó a humear y la persona que lo conducía se detuvo y lo dejó aparcado en medio de la vía pública “al preguntarle si había avisado a los bomberos”, explica el testigo, “me dijo que no, pero no pasa nada, por lo que tuve que acabar siendo yo quien los llamara”.

Unos diez minutos después, los bomberos habían conseguido controlar la situación y evitar que el vehículo acabara de prender y pudiera ocurrir una desgracia.

Según explicó el hombre que lo conducía, al recogerlo en la tienda de alquiler y probarlo, ya avisó de que no acababa de funcionar correctamente pero el dueño del negocio le restó importancia y permitió que se lo llevara.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.