La regidora de Bienestar y Derechos Sociales del Ayuntamiento de Palma, Mercè Borràs, ha admitido este viernes que “hay problemas” para reubicar a todas las familias de Son Banya “ya que no hay suficientes pisos para todos”, si bien ha confiado en que este tema esté solucionado el próximo otoño.

Según ha explicado Borràs, Cort confía en poder alojar a las cuatro familias restantes a lo largo de los próximos meses, y desde la administración municipal seguirán haciendo las gestiones correspondientes para que “estas familias vulnerables puedan abandonar Son Banya”.

Además, ha asegurado que no se han producido cambios en el calendario en el desmantelamiento del poblado, aunque en las próximas semanas no se llevará a cabo ningún trabajo de derribo debido al periodo vacacional.

Aún así, la regidora ha señalado que desde el Consistorio continúan trabajando junto con la comisión técnica para que en el próximo derribo “se tenga el mismo éxito que se ha tenido en la primera tanda”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.