Un simple cambio en la rutina del desayuno para introducir leche puede reducir la glucosa en sangre durante el resto del día, proporcionando así beneficios para el tratamiento de la diabetes tipo 2, según un nuevo estudio publicado en la revista ‘Journal of Dairy Science’.

El investigador H. Douglas Goff y el equipo de científicos de la Unidad de Investigación Nutracéutica Humana de la Universidad de Guelph (Canadá), en colaboración con la Universidad de Toronto, examinaron los efectos del consumo de leche alta en proteínas en el desayuno sobre los niveles de glucosa en sangre y la saciedad después del desayuno y de una segunda comida.

En este estudio aleatorizado, controlado y doble ciego, la leche con cereales durante el desayuno redujo la concentración de glucosa en sangre postprandial en comparación con el agua, y la concentración alta de proteína láctea redujo la glucosa en sangre frentea a la concentración normal de esta proteína. El tratamiento con alto contenido proteico también redujo el apetito después de la segunda comida frente al equivalente bajo en proteínas.

“Las enfermedades metabólicas están en aumento en todo el mundo, con la diabetes tipo 2 y la obesidad como principales preocupaciones para la salud humana. Por lo tanto, hay una necesidad de desarrollar estrategias dietéticas para la reducción del riesgo y el tratamiento de la obesidad y la diabetes, con el objetivo de ayudar a los consumidores a mejorar su salud personal”, comenta el doctor Goff.

“Este estudio confirma la importancia de la leche en el desayuno para ayudar a la digestión más lenta de los carbohidratos y ayudar a mantener niveles más bajos de azúcar en la sangre. Los nutricionistas siempre han enfatizado la importancia de un desayuno saludable, por lo que ahora deberían alentar a los consumidores a incluir la leche”, concluye el investigador.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.