EP

El presidente nacional del Partido Popular (PP), Pablo Casado, ha tildado este miércoles de “auténtica vergüenza” que el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, “haya manipulado” presuntamente unas declaraciones del magistrado que instruye el ‘procès’ en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, contra quien el líder independentista ha presentado una querella en un juzgado belga. A su juicio, dicho que la Abogacía del Estado debería haberlo detectado.

En declaraciones a los medios de comunicación realizadas en Tarazona (Zaragoza), Pablo Casado ha señalado que “los independentistas están mintiendo ya con traducción simultánea” y que “las mismas mentiras que están lanzando desde hace muchos años en español, catalán e inglés” ahora intentan lanzarlas en francés.

La manipulación es “una agresión a toda la justicia española”, ha asegurado, añadiendo que “la responsabilidad es del Gobierno” de España, en el sentido de que es “lamentable” que haya tenido que traducir el texto un traductor sin que antes el Ejecutivo lo haya detectado.

Ha acusado al Gobierno de dejar “tirado al poder judicial”, no atender a los medios ni responder a la oposición. Según Casado, el Ejecutivo “está rehén de sus socios independentistas y nos toma por tontos”, restando valor a la reciente reunión del Ejecutivo en Quintos de Mora, tras la que “lo único que han conseguido es rectificar a su ministra –de Justicia, Dolores Delgado–, lo que “no es serio”, ya que “está en juego no solo el respeto a un magistrado, sino la propia inmunidad e integridad de la jurisdicción española”.

Ha recordado que el PP ha pedido que la ministra comparezca en el Congreso y que la Fiscalía estudie querellarse contra el juzgado belga que ha aceptado la traducción y, por lo tanto, el juez belga “ha podido prevaricar al admitir una demanda injusta a sabiendas”. Ha aseverado que “la dignidad del poder judicial lo requiere” y ha expresado su preocupación porque la ministra habló “sin conocimiento del presidente”, pero aún más “que el presidente rectifique”.

Casado se reunirá el 3 de septiembre con todas las asociaciones de jueces y fiscales, en el Congreso de los Diputados, para plantearles la postura del PP de “defensa de la integridad judicial y su independencia”, así como para “escuchar sus demandas” porque los miembros de la carrera judicial “están indignados por la posición del Gobierno”.

RECULAR

Así, Pablo Casado ha aseverado que el presidente, Pedro Sánchez, “solo acierta cuando recula” y ha advertido de que “las mismas mentiras que he visto en Puigdemont las estoy viendo en el Gobierno” a la hora de explicar por qué “ha dejado tirado” a Llarena.

Ha llamado la atención sobre las declaraciones realizadas este miércoles por el presidente del Gobierno desde Chile, donde ha indicado que no se trata de un asunto es privado de Llarena, sino un tema de Estado.

Casado le ha respondido que “lo que es un asunto de Estado son los bandazos de Sánchez, las rectificaciones”. A su juicio, “la marcha atrás se ha convertido en la marcha habitual del Ejecutivo a ojos de toda Europa”.

Ha continuado afirmando que “el Reino de España y su máxima instancia judicial no pueden sentirse cuestionados por cualquier juzgado belga o alemán”, por lo que ha exigido al Ejecutivo central que “tutele” a los integrantes del poder judicial y “deje de dar bandazos y de hacer el ridículo a nivel internacional y de mentirnos”.

“No han parado en todo el verano”, ha expresado Casado, quien se ha preguntado “qué hubiera pasado en inmigración o el ámbito internacional si el PP no hubiera trabajado todo agosto” respondiendo que hubiera pasado “lo que querían que pasara los independentistas, batasunos y podemitas”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.