Foto: Reuters

El arzobispo y ex nuncio en Washington, Carlo Maria Viganó, que acusó al Papa de haber encubierto casos de abusos sexuales en una carta y pidió su dimisión, ha insistido en que no actuó por venganza ni ira sino porque “la corrupción” ha llegado a lo más alto de la Iglesia.

“Hice la denuncia porque en este momento la corrupción ha llegado a lo más alto de la jerarquía de la iglesia”, ha asegurado en declaraciones al blog del periodista italiano Aldo Maria Valli, sin aportar pruebas de sus afirmaciones. El Vaticano no se ha pronunciado sobre las nuevas declaraciones del arzobispo.

Viganó se ha mostrado “sereno y en paz” después de haber hecho pública esa denuncia, pero ha señalado que se siente triste porque han tratado de socavar su credibilidad.

En una carta de once páginas, publicada por varios medios de comunicación, Viganó acusó a Francisco y al papa emérito, Benedicto XVI, de saber que el ex cardenal Theodore McCarrick había cometido abusos sexuales contra seminaristas desde 2013. Ni en esa ocasión ni ahora ha proporcionado pruebas de sus acusaciones, que además han sido refutadas por otros prelados de la Iglesia.

El periodista italino cuyo blog ha servido para las nuevas declaraciones de Viganò ha señalado que este acudió a su casa en un par de ocasiones para consultarle semanas antes de que hiciera pública su denuncia. Otro periodista italiano conservador, Marco Tosatti, ayudó a Viganó a reescribir y editar el documento de 11 páginas, y colaboró en su difusión en cuatro medios católicos ultraconservadores en italiano, inglés y español.

En el avión de regreso de su viaje Irlanda, Francisco se negó a comentar la denuncia de Viganó y afirmó que “el texto (de la carta del ex nuncio) habla por sí mismo” y que no haría declaraciones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.